• Regístrate
Estás leyendo: Rodilla de corredor
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 14:48 Hoy

Consultorio del deportista

Rodilla de corredor

Ignacio Cardona

Publicidad
Publicidad

En esta ocasión comentaré algunos puntos de interés sobre el tema conocido en el mundo del atletismo como rodilla de corredor y médicamente llamado síndrome de la cintilla o banda iliotibial. Esta es una de las lesiones más frecuentes que se producen a nivel de la rodilla. Este problema no es exclusivo de los corredores, también se presenta en ciclistas y en otras disciplinas en las cuales la rodilla se mueve cíclicamente en múltiples repeticiones. La lesión consiste en una irritación en la zona lateral de la rodilla que se produce por fricción entre la cintilla iliotibial y el cóndilo lateral del fémur.

Generalmente es incapacitante e impide correr con normalidad, llegando a veces a prolongarse en el tiempo si no se trata oportuna y correctamente. Es común que el dolor aparezca a los 10-15 minutos de comenzar a rodar, y que impida continuar con la actividad. Generalmente se agudiza subiendo o bajando cuestas o mientras se mantiene un ritmo bajo.

El caso típico es el del paciente joven, corredor habitual de maratones con sesiones de entrenamiento diarias, con un total aproximado de 60 km semanales. Acude a nuestra consulta por dolor en la zona lateral de la rodilla que desde hace varias semanas no le permite correr más de 15 min. sin que aparezca el dolor. El dolor comienza en los primeros minutos de la carrera y se intensifica cuando sube o baja cuestas, llegando a tener que interrumpir el ejercicio por incapacidad funcional. Es importante analizar el historial deportivo y sus rutinas. Considerar los antecedentes de lesiones inflamatorias por sobreuso en otras articulaciones. Investigar antecedentes de alguna manifestación de inflamación en tendones o bursas de la rodilla afectada. La exploración física acuciosa es también importante ya que nos permite detectar dismetrías en los miembros pélvicos, acortamiento o contracturas de grupos musculares de la extremidad, el tipo de apoyo plantar y la movilidad de la articulación subastragalina así como la alineación del retropié. La excesiva pronación y rotación interna tibial durante el apoyo unipodal en carrera provoca fricción entre la banda iliotibial y el cóndilo externo fémur. En algunos casos se requiere de hacer el análisis computarizado de la marcha y carrera.

El tratamiento se basa en la corrección o compensación de las alteraciones biomecánicas detectadas, la utilización de órtesis plantar con control de pronación y corrección total de la dismetría si el caso amerita.

En algunos casos se pueden utilizar muslera, bandas o encintado para reducir el efecto de tensión de la banda ilotibial con lo cual se pretende disminuir o eliminar la fricción durante el movimiento. Cuando la molestia inicia se puede reducir la carga y aplicar hielo al término del entrenamiento.

La fisioterapia es muy útil para facilitar la desinflamación de la zona de fricción, así como para restablecer el equilibrio de la musculatura posterior con sesiones ejercicios de estiramiento específicos.

La Prevención. El examen médico adecuado por Médicos del Deporte y la técnica depura al correr o rodar es la clave para prevenir este tipo de lesiones. Es fundamental entender la importancia de la biomecánica en la práctica deportiva, conocer nuestro cuerpo y acudir a un profesional calificado cuando se presenten los primeros síntomas, ya que son señales de que algo no va bien.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.