• Regístrate
Estás leyendo: Recuperación después del ejercicio físico intenso
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 19:30 Hoy

Consultorio del deportista

Recuperación después del ejercicio físico intenso

Ignacio Cardona

Publicidad
Publicidad

Quienes hemos seguido los juegos la Copa Mundial en Rusia hemos visto que la dinámica de la mayoría de los partidos obliga a los jugadores a realizar un esfuerzo físico extenuante, el cual, asociado a las condiciones ambientales de altas temperaturas y humedad, condicionan un rápido agotamiento físico. Entre los atletas ordinarios se habla mucho de la importancia de obtener una buena condición física y capacidad de adaptación al esfuerzo, sin darle la debida atención al proceso de reparación, considerando que esto se consigue solamente con el descanso durante la noche.

Por definición, recuperación es la vuelta al estado óptimo tanto físico como psicológico después de un ejercicio intenso. La recuperación es el proceso que sucede después de interrumpir la actividad que ha producido el cansancio y su finalidad es restituir el equilibrio de todas las funciones del organismo alteradas por el esfuerzo físico realizado y al igual que el acondicionamiento físico, requiere del conocimiento teórico del concepto y de la adecuada planeación en su ejecución.

La recuperación consta de 3 fases, la primera se inicia justo al terminar el esfuerzo y permite recuperar el nivel previo a iniciar el esfuerzo. Enseguida viene la fase del superrestablecimiento y la última es la estabilización al nivel ordinario de cada atleta.

El entrenamiento bien planeado sirve para aprovechar la supercompensación para mejorar el nivel de condición física del deportista. Por tanto, esas transformaciones que aparecen en los sistemas funcionales del organismo del deportista en la recuperación sirven de base para aumentar la aptitud de éste.

La reparación y adaptación se basan en la síntesis de nuevas proteínas. El tipo de ejercicio estimula y dicta qué tipo de proteínas van a ser elaboradas. Los ejercicios de fondo promueven la síntesis de proteínas que ayudan al músculo a mejorar en este ejercicio, por ejemplo, las enzimas que estimulan la combustión de grasa durante el trabajo, los transportadores que ayudan a absorber la glucosa al músculo o la grasa en la mitocondria, donde es oxidada. La síntesis proteica aumenta en las primeras horas después de realizado el ejercicio, y nuevas investigaciones demuestran que la reparación y adaptación mejoran por el entrenamiento o competición si el deportista consume una fuente de proteínas de elevada calidad en la fase de recuperación. La cantidad de proteína relevante para una síntesis proteica (10-25g) puede encontrarse fácilmente en “las comidas principales” que contengan carne/pescado/pollo, de tal manera que para el deportista que se somete a rutinas de entrenamiento que finalizan justamente antes de una comida habitual, sus necesidades pueden estar cubiertas por completo.

La nutrióloga de la Selección Mexicana declaró que la carne en la dieta de los futbolistas es de salmón, para evitar la posibilidad del doping, por clembuterol que podría consumirse en la carne de res o pollo y aprovechar las altas concentraciones de antioxidantes que contiene, para facilitarles una pronta recuperación y con ello reducir el riesgo de lesiones por fatiga muscular. Hay que probar.

dr.ignaciocardona@gmail.com
Twitter: @icardonam

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.