• Regístrate
Estás leyendo: La afinación a los 40 mil kilómetros
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 08:23 Hoy

Consultorio del deportista

La afinación a los 40 mil kilómetros

Ignacio Cardona

Publicidad
Publicidad

Las necesidades de salud cambian con cada década que pasa, pero la buena noticia es que nunca es demasiado tarde para comenzar a cuidarse mejor. Ya sea entre los 30 y 40 años o en más, es conveniente hacer una pausa para analizar el estilo de vida que cada uno lleva y hacer los ajustes necesarios para reorientar a un camino más saludable, si es necesario. Eres tan viejo como te sientes, y hacer nuestra puesta a punto definitivamente te ayudará a sentirte joven de corazón. Les comparto esta reflexión y recomendaciones de Tara Parker-Pop, reconocida consejera en estilos de vida saludable, publicadas en el NY Times, por el contenido lo presentaré en 3 partes

Se dice que lo bueno de la vida engorda o es pecado, así que empezaremos por analizar el Comer. Una alimentación saludable no es la única manera de mejorar el bienestar general, pero es el primer paso que muchos de nosotros debemos dar. La comida no es el enemigo, son los malos hábitos los que deben desaparecer, no pensar en seguir una dieta o perder peso, sino enfocarnos en adquirir hábitos alimenticios saludables que nos harán sentir bien hoy y todos los días. Si lo haces, tendrás más energía y es probable que también pierdas peso. Aquí algunas pautas para comenzar.

No más alimentos procesados. Comemos muchos de estos alimentos por comodidad y conveniencia. Aquí algunos consejos para eliminarlos de la dieta diaria. Comprar productos de un solo ingrediente como la leche, el yogur y las almendras. Los alimentos procesados (frituras, galletas, comidas congeladas) tienen múltiples ingredientes, conservadores, aditivos y azúcar agregado. No los comas, cocinar en casa no tiene por qué ser complicado. Hazlo simple. Hazte un taco de aguacate. Puedes comprar la salsa si no tiene tiempo para hacerla. Asar un betabel o prepárate un huevo.

No dejarse engañar por alimentos “saludables”. Las barras de granola, las bebidas para deportistas y los chips de verduras te parecerán buenos, pero están cargados de azúcares añadidos, calorías extra, colorantes para alimentos, conservantes y otras cosas que no necesitas. Come algunas nueces o una manzana en su lugar.

Encuentra alternativas caseras. Si te encantan los cereales para el desayuno, haz tu propia avena de arándanos o avena con frutas, haz tu propia granola o fríe tus papas. Es fácil encontrar recetas para hacerlos uno mismo.

Omitir el azúcar. Los especialistas en nutrición han pasado gran parte de las últimas décadas hablando sobre los peligros de los alimentos grasos y comer demasiadas calorías. Pero cada vez más, las investigaciones muestran que el azúcar es lo que más nos daña. No solo hay evidencia de que hace subir de peso, sino que parece que el cuerpo metaboliza el azúcar de una manera que es, literalmente, tóxica. El azúcar juega un papel muy importante en la resistencia a la insulina, lo que conduce a la diabetes, enfermedades del corazón y otros problemas. Cuando el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre, el azúcar comienza a dañar las paredes de las arterias, lo que aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Algunas investigaciones han sugerido un vínculo entre el azúcar y el cáncer. Esto no es para decir que no se puede disfrutar de un dulce, un chocolate o algún postre ocasionalmente. De hecho, el mejor consejo es, saborear cada bocado dulce. La intención es dejar de comer tantos azúcares escondidos y ocultos en la dieta.

dr.ignaciocardona@gmail.com
Twitter: @icardonam


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.