• Regístrate
Estás leyendo: El diálogo, siempre el diálogo
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 18:26 Hoy

Peor para la verdad

El diálogo, siempre el diálogo

Humberto Zurita Eraña

Publicidad
Publicidad

El conflicto magisterial que rechaza la implementación de la Reforma Educativa, ha escalado en las semanas recientes. Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) han realizado manifestaciones y bloqueos en vías de comunicación en estados como Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Tabasco y la Ciudad de México.

Esta situación, que ocupa la mayor parte de los espacios de noticias en prensa, radio y television, se encuentra en un momento difícil, por la falta de acuerdos entre ambas partes.

Por un lado, la CNTE ha asumido una posición de la que no quiere moverse, exigiendo la derogación de la Reforma Educativa como principal demanda. Y por el otro, el Gobierno Federal ha señalado que dicha ley no está a discusión y mucho menos a negociación. Ante ambas posturas, se ha abierto un espacio de tensión e incertidumbre, en el que no hay diálogo. La ausencia de diálogo es lo peor que puede pasar. Los conflictos de cualquier índole, y más de interés público como lo es la educación, deben de dirimirse por medio del diálogo, privilegiandose el acuerdo. Asumir posiciones irreductibles solo abona a que el encono social aumente.

El país atraviesa por momentos de grandes definiciones, en donde la principal tarea y obligación de todos los actores políticos debe ser privilegiar el interés general sobre los intereses particulares. La democracia, nuestra aún joven democracia, se fortalecerá en la medida en que exista madurez y altura de miras por parte de todos, del gobierno, de los partidos políticos, de los empresarios, de los maestros, los campesinos, los obreros, de la sociedad en general, que desde cada una de sus trincheras aporte su parte. Pero no con posiciones radicales ni caprichosas.

En todo diálogo debe de caber la cordura, el respeto, pero sobre todo, la intención de concretar acuerdos en donde ambas partes cedan algo. Lo que está sobre la mesa es el futuro no sólo de los maestros, sino de las próximas generaciones de mexicanos que se beneficiarán o perjudicarán de lo que se logre o no se concrete en materia educativa. Además, la sociedad esta expectante, atenta de como se comportan los políticos y los líderes. La credibilidad en ellos dependerá de la madurez que demuestren, que entiendan que el futuro del país no es propiedad de nadie, sino que es responsabilidad de todos. Deseamos que este conflicto no se desborde y que todas las partes involucradas pongan de su parte para beneficio no sólo del magisterio, sino de las niños y niños, pero que ademas, sea el primer paso para que las instituciones comiencen a recuperar la credibilidad que ha sido tan cuestionada en los años recientes, ¿no cree usted?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.