• Regístrate
Estás leyendo: El camino de Donald Trump
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.10.2018 / 01:20 Hoy

Peor para la verdad

El camino de Donald Trump

Humberto Zurita Eraña

Publicidad
Publicidad

El discurso de odio hacía las minorías, y en específico hacía los migrantes, que el aspirante a la candidatura republicana para la Presidencia de los Estados Unidos Donald Trump ha utilizado en las últimas semanas, le ha generado una ola de simpatías y apoyos de diversos sectores que es importante no minimizar.

El empresario metido a político esta presentando una propuesta que habla de una nación “buena” que esta amenazada por “malos”, aprovechando el miedo que existe en los Estados Unidos para enfrentar un mundo que no entienden y afrontar la situación de una economía global que les ha afectado en sus bolsillos.

El discurso de proteccionismo económico que presenta Trump es el equivalente al discurso que en su momento Hitler utilizó cuando advertía que nada bueno va a venir del extranjero.

Estamos ante el resurgimiento de un nacionalismo ramplón que puede convertirse en un peligro si no se le pone un freno, como en su momento fue el fascismo de Adolfo Hitler.

Recordemos que Hitler propuso un gobierno nacionalista y una de sus principales banderas fue expulsar a los judíos, siendo este discurso el que cautivó a grupos inconformes y les dio una razón para justificar la difícil situación que se vivía en Alemania, que además estaba en búsqueda de un líder carismático que los sacara de la crisis de 1910.

La gran Alemania que hoy conocemos, en esos años cayo cautivada por un ilusionista de bigotito por el que nadie daba un cacahuate. Además, recordemos que los judíos no eran el único grupo inmigrante, sin embargo su odio solo lo dirigió hacia los semitas.

La falta de compasión como defecto la convirtió en una virtud, en el momento histórico que le toco gobernar.

Ahora, en pleno siglo XXI, la apuesta del bisoñé, sectaria y racista, le está dando frutos y sus asesores electorales han encontrando como llegar a los sentimientos de una nación que está lidiando con una crisis global, despertando de manera irresponsable sentimientos retrógrados y xenofóbicos, justo cuando en la Casa Blanca hay un liberalismo acorde a nuestros tiempos, pero que contrasta con la antítesis conservadora y excluyente que ahora representa Trump. Qué ironía, ¿o será la consecuencia?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.