• Regístrate
Estás leyendo: Brasil dividido
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 15:09 Hoy

Peor para la verdad

Brasil dividido

Humberto Zurita Eraña

Publicidad
Publicidad

Al popular ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva le ha sido dictado su inmediato ingreso a prisión, a sólo unas horas de que el Supremo Tribunal Federal determinará denegar el último recurso presentado por su defensa, en una larga sesión que se prolongó hasta la madrugada. De este modo se cierra un capítulo de esta larga trama política judicial en la que se ha visto envuelto Brasil, y se da inicio a otro que tiene carácter de pronóstico reservado.

Las acusaciones por corrupción, primero a cercanos colaboradores de Lula, llevaron incluso a la destitución de la ex Presidenta Dilma Rousseff, y la reaparición en un primer plano del carismático líder brasileño, lo que lo llevó a perfilarse nuevamente como candidato a la Presidencia.

Sin embargo, con esta resolución judicial, sus aspiraciones y la intención del Partido de los Trabajadores de contender por la primera magistratura, a la que se enfilaba como el favorito de las encuestas que lo colocan con una intención del voto de alrededor del 35%, se ven imposibilitadas por la vía legal. Pero esto no impedirá que por la parte política siga haciendo valer su peso específico.

Por lo pronto, el Juez Sergio Moro, quien fue el que llevó la investigación de corrupción que hoy lleva a la cárcel a Lula, dictaminó que el ex mandatario tiene hasta el viernes a las 17:00 hrs. para presentarse ante la Policía Federal. ¿Qué pasará en caso de no hacerlo?

Porque en este contexto, la líder del PT, Gleisi Hoffmann, anunció que a pesar del fallo judicial, postularán al ex presidente como su abanderado a la Presidencia.

Esta posición, con la clara intención política que tiene de no perder el posicionamiento electoral con que cuentan esa organización política, trae consigo la posibilidad de generar una mayor confrontación, lo que por supuesto no abona a la situación que ha vivido Brasil en los años recientes.

Los numerosos escándalos de corrupción, tanto en el partido que lidera Lula como en el actual gobierno, ha llevado a ese país a vivir momentos de enorme tensión social, que se ha manifestado en la calles y expresado abiertamente su enorme molestia.

Por eso, las próximas elecciones brasileñas, ahora ya inmersas en un contexto de judicialización política, a pesar de que las investigaciones vienen de tiempo atrás, sólo traen como consecuencia que comiencen un contexto de extrema excepción, donde lo más preocupante es hasta donde llegará la polarización social que estos enfrentamientos políticos seguramente provocará, ¿no cree Usted?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.