• Regístrate
Estás leyendo: El creador de ritmos
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 00:16 Hoy

El creador de ritmos

Publicidad
Publicidad

Es conocido como Justiniani, aunque su nombre y apellidos son Alberto Justiniani Navarrete; ha producido siete discos de rap y hip hop y ha participado en batallas donde sobresale el ritmo, la rima y, sobre todo, la audacia de los contrincantes. Les dicen beatmakers. Su gusto por la música inicia en los 90, durante la adolescencia, cuando su padre, locutor de Radio UNAM, lo llevaba a comprar discos de vinilo que coleccionaba.

El experimento germinaría en casas del progenitor y de la madre de éste, en Azcapotzalco, origen de compases que invitarían a danzar con rimas y mezclas de sonidos y que, al paso del tiempo, convertirían a Justiniani en letrista y creador de sinfonías, cuya producción final forman piezas de hip hop y rap, ya sea en solitario o acompañado de otros grupos, como Son Fino. Pero habrá que retroceder a los años noventa.

Justiniani nació con música. Eso dice y lo sostiene con sus recuerdos de la infancia, pues su madre tenía buen oído, igual que su padre, quien le inculcó el gusto por la música de calidad, sin importar el género; algo que no solo demostraba al escuchar, sino porque veía discos de acetato en todos los rincones del departamento en el que nació.

Y ahí estaban las portadas de los discos, esas cubiertas de colores, ilustraciones y una extensa variedad de tipografías. Su papá le decía: “escucha, escucha esto, hijo, pon atención a la guitarra; mira, ellos son Los Shadows, ellos son Los Ventures”. El muchacho, como si descubriera algo notable, escuchaba extasiado.

Para él era algo único, dice, y revive aquellos momentos: “cada grupo que él me enseñaba tenía una personalidad muy fuerte, cada ritmo una identidad, y traté de distinguir entre uno y otro por el sello que reflejaba su música”.

—Tu padre era melómano.

—Sí, le encantaba la música, era lo que veía desde chico: llegaba con discos o lo acompañaba a buscar un disco o a ver qué encontraba de nuevo. Desde supermercados, hasta las tiendas más selectas; incluso en los mercados de discos, que en ese tiempo, pues no eran de viejo, como ahora, que vas a buscar el disco de vinilo, que también uso a veces.

***

En su departamento tiene aparatos para producir. Están los llamados tecleados midis; sintetizadores y una caja de ritmos. “Lo que más sampleo”, dice, “es soul, jazz y reggae”. Sus canciones hablan de lo cotidiano. “Una frase, una broma; desde mi realidad —añade— yo te cuento”.

Ahí están, por ejemplo, “De corazón”, “Campeón sin corona”, “Agradecido”, “Hola”, “Vivir de la fantasía”, entre otras canciones.

Son parte de lo que fue cultivando mientras escuchaba consejos de su padre y después de un tío, quien intentó convencerlo de que lo mejor era el rock en español, pero no terminó por engancharlo.

Y mira hacia atrás.

—Mi tío me decía: “escucha los grupos argentinos, españoles, mexicanos, de Estados Unidos; pon atención a las letras, a las guitarras”, pero no me atraía, porque yo tenía esa nostalgia de los ritmos que también me enseñaba mi papá.

Más tarde llegó la música electrónica, pero tampoco lo convencía; la ventaja, dice, es que lo condujo hacia los DJ, que en España conocen como pinchadiscos. “Entonces empecé a ver que los buenos DJ, los de a de veras, usaban discos de acetato”.

Y otra vez desanda.

—En casa de mi abuela había un lugar que ella le prestaba a mi papá, era su estudio, y ahí había dos tornamesas de radio conectadas; en las tardes yo subía, y como yo no tenía discos propios, empecé a buscar la música más movida, por decirlo así, y di con vinilos de funkytown y fotown, y así empecé a empatar el ritmo; también veía en revistas o en publicidad cosas que tenían los DJ, y yo decía, “bueno, yo no tengo estas tornamesas, pero estas se parecen; no tengo esta mezcladora, pero con esta consola de perilla me puedo ir adaptando”. Para mí era como un juego.

Corrían los años 80-90.

—Un día, un vecino puso una canción y era rap. Entonces en ese momento dije: “ese ritmo a mí me gusta”.

Y fue el arranque.

***

En México era difícil escuchar rap, menos hip hop, y quedó prendido con aquella pieza del vecino.

—Recuerdo que eran como bombos muy marcados. Entonces dije: “guau, eso es lo que a mí me gusta, me gusta eso”. Y empecé a investigar en revistas lo que era; después, ya en internet y, buscaba algo que se pareciera a ese ritmo, sin conocer tanto de grupos o de disqueras. Con el tiempo llegaron un buen de grupos chicanos, latinos, pero no lograba cómo aterrizarlo.

Un día, en la estación Radioactivo, escuchó a Bosas Brain, un grupo de rap venezolano. Fue el que le abrió los ojos y aguijoneó los oídos. Pensó que así debería sonar el hip hop en español.

—Estaban de gira aquí en México y en la radio el chavo se puso a improvisar y a rapear canciones con otros ritmos, y ahí fue donde dije: “pues esa es la línea que a mí me gusta, tanto de ritmos como de letras”, y me puse a escribir rimas sobre lo que yo vivía. En ese entonces, en el tianguis de la Lagunilla, donde vendían ropa, vi que había vinilos de rap, los vendían bien baratos, y en una de esas acompañé a mi papá y le dije: “ahí hay discos de los que a mí me gustan”, y compramos como cinco o seis. Y fue cuando descubrí programas en internet donde se podían hacer ritmos de forma muy rudimentaria. Y así empezamos con otros amigos.

—¿Cuánto tiempo experimentaste hasta aterrizar?

—Considero que todavía no aterrizo. Estamos en la búsqueda. Siempre lo defino como una canción interna que tienes y esa canción es la que tú quieres sacar.

—Pero ya tienes siete discos.

—Sí, he participado en siete. El primer grupo se llamaba Contraflujo. Éramos dos amigos y yo. Rapeábamos. Sacamos dos discos. Después, en 2008, hice un disco de puras instrumentales de hip hop para la gente que quisiera rapear y no supiera cómo; ahí estaban los ritmos de uso libre. Más tarde salieron otros discos con un grupo, Son Fino, con una chica que rapea y e interviene en las canciones, y un DJ— dice, refiriéndose a un mezclador y seleccionador de música.

—¿En qué partes de México se ha desarrollado más el rap?

—Hubo una ola en el norte: en Monterrey, en Ciudad Obregón, en Torreón, en varios; en la Ciudad de México siempre ha estado latente...

—¿Y cuál es tu perspectiva como profesional?

—Es buena, pero no es fácil, pues tienes que ser muy perseverante para hacerlo, y tienes que practicar. O sea, seguir haciendo lo que te gusta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.