• Regístrate
Estás leyendo: Armas y "narcomenudeo" en CdMx
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 17:34 Hoy

Crónicas urbanas

Armas y "narcomenudeo" en CdMx

Humberto Ríos Navarrete

Publicidad
Publicidad

La policía había actuado de manera frecuente contra vendedores de drogas en la capital, donde los operativos arreciaron en 2018 con la detención de 538 personas, incluidas al menos 25 que operaban en Ciudad Universitaria, habitual área de consumo y trasiego; pero fue hasta el pasado 23 de febrero cuando las alarmas repiquetearon por un mazazo en el corazón del campus, cuyos efectos aparecieron dos días después como un grito desesperado en la pantalla gigante del Estadio Olímpico Universitario —“¡Fuera narcos de la UNAM!”—, luego de que el viernes un par de narcomenudistas se matara a balazos y mancharan la autonomía en una zona conocida como Los Frontones.

El excepcional hecho tiñó de rojo y provocó espanto, sumado a otros ocurridos en zonas específicas; entonces enardeció y puso en guardia a las autoridades docentes y a la comunidad estudiantil, al mismo tiempo que encendió los focos rojos en centros de inteligencia y corporaciones policiacas, de manera especial en la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México. Cada dependencia había hecho operativos esporádicos en los alrededores del domicilio marcado con el número 3000 de Avenida Universidad, delegación Coyoacán, pero esta vez un hecho de sangre había salpicado un perímetro libre de violencia.

No era la primera vez que en el campus sucedían conflictos; sin embargo, no a ese grado ni por las causas que lo provocaron. La incidencia delictiva hizo que hace años, el 25 de octubre de 2011, el entonces rector José Narro y el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, pusieran “en marcha la agencia del Ministerio Público especializada en atención a la comunidad universitaria, a un costado del Metro Universidad, para proteger de manera eficaz a la comunidad, investigar y resolver actos delictivos que se registren en Ciudad Universitaria, o en el área circundante”.

Seis años después quedaba a la vista el aumento de una actividad delictiva, misma que ya se preveía, pues en 2012 fue creada la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Narcomenudeo —dependiente de la procuraduría local—, ahora dirigida por Mireya Gómez Ríos, quien admite que, “efectivamente, en 2016 teníamos un promedio de cuatro denuncias o acciones con detenidos diario y ahora tenemos un promedio de casi ocho al día” relacionadas con ese delito.

Y las armas en paralelo.

***

Los datos salieron a relucir el pasado 2 de febrero, cuando Gómez Ríos informó que la procuraduría capitalina “aportó los elementos de prueba determinantes para que un juez de control vinculara a proceso a 12 personas por su probable participación en el delito contra la salud, en su modalidad de narcomenudeo”.Los detuvieron en Gustavo A. Madero y Azcapotzalco. Entre los implicados había un menor de edad y dos mujeres.

En el primer caso, ocurrido en una vivienda de la colonia San Felipe de Jesús, decomisaron 18 mil 500 miligramos de cocaína, distribuidos en 251 envoltorios, y 439.6 gramos de mariguana en 76 bolsitas. En la segunda incursión fue menor el hallazgo.

Las tres principales delegaciones donde predomina el narcomenudeo —delito cuya penalidad es hasta de seis años de prisión, acotó la funcionaria— son Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero. La colonia Morelos se confirma como una de las colonias donde detectan más venta de drogas.

Durante “las acciones debidamente identificadas”, añadió Gómez Ríos, es común hallar “grupos de familias, amigos, personas que han buscado como un modo de vida el comercio ilícito del narcótico”, y usan su propio domicilio, donde incluso participan niños y adultos mayores.

El año pasado, dijo, de 2 mil 850 personas detenidas por ese delito, mil 480 fueron vinculadas a proceso. Y en cuanto a inmuebles, 216 están en demanda de extinción de dominio por narcomenudeo.

En estos casos, la ley no es aplicable para los consumidores de narcóticos, “pues la adicción no está sancionada penalmente”, aclaró la funcionaria, quien comentó que las estadísticas tuvieron una variación: la delegación Miguel Hidalgo, que no aparecía entre las principales, este año saltó al cuarto lugar en narcomenudeo.

***

La tarde del 27 de febrero, cuatro días después de lo ocurrido en Ciudad Universitaria, policías especiales de Seguridad Pública circulaban sobre avenida Del Trabajo y Rivero, colonia Morelos, cuando detectaron una camioneta Ford, modelo 2015, a la que marcaron el alto, pues de acuerdo con información oficial, observaron que el conductor intercambiaba una bolsa transparente que “contiene yerba verde seca con características propias a la mariguana”. El sospechoso corrió hacia una vecindad aledaña.

Pero el botín mayor lo encontraron ese mismo día en una camioneta en las calles de Talabarteros y Jarciería, donde detuvieron a un sospechoso, a quien, luego de “realizarle una revisión preventiva, se le encontró yerba seca, con las características de la mariguana, 2 mil 780 diversos celulares de ‘alta gama’ y 800 mil pesos en efectivo”.

Ese mismo día, policías del Sector Asturias llegaron a calles de la colonia Buenos Aires, donde momentos antes dos sujetos arribaron a bordo de una motoneta negra y empezaron a discutir con otros que estaban afuera de una refaccionaria. Uno de los recién llegados sacó una pistola y disparó contra los que aguardaban en el negocio y huyeron.

Los policías inspeccionaron la zona y detuvieron a dos sospechosos. Uno de ellos, de 28 años, “al hacerle una revisión preventiva, se le encontró una cangurera con un aproximado de 50 envoltorios de polvo blanco y una bolsa con piedra transparente, así como una arma de fuego tipo escuadra de color negro, con cuatro cartuchos útiles”.

Un día después.

Miércoles 28.

Segundo piso de la Secretaría de Seguridad Pública. Tres de los mandos policiacos de alto rango, con uniforme de gala, citan a conferencia de prensa: Miguel Soria González, jefe del Estado Mayor; José Gil García, subsecretario de Información e Inteligencia Policial, y Ángel Eric Ibarra, director de la Policía Auxiliar.

El motivo es dar a conocer la aprehensión de sospechosos por robos a un cuentahabiente y a casa habitación. Transmiten un video donde aparecen policías preventivos que descienden por una escalera mientras custodian a los cacos. Se escucha la voz de una mujer: “¡Bravo, policías!”

Pero es inevitable mencionar el caso de los muertos en Ciudad Universitaria, un tema que tratan de esquivar los jefes, y solo dicen que la policía realiza patrullajes alrededor de las instalaciones, y entonces uno de ellos admite que en CdMx ha aumentado el uso de armas largas y cortas de más calibres, “con que se están dando los enfrentamientos”.

“Es una realidad”, añade José Gil García, respecto al incremento de muchachos en las filas del crimen.

“Lamentablemente sí ha aumentado el número, tanto de jóvenes y adolescentes” que fallecen por disparo de arma de fuego, y si antes había 9 milímetros, ahora es calibre .45, además de ametralladoras y subametralladoras, lo que genera más violencia.

El jefe policiaco acepta que en 2017, en comparación con el año anterior, subió 18 por ciento el número de armas de fuego incautadas en Ciudad de México, “y en lo que va de 2018, estamos llegando a cifras mayores”. La “gran mayoría” ingresa de Estados Unidos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.