• Regístrate
Estás leyendo: El tercero y nada…
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 15:28 Hoy

Así las cosas...

El tercero y nada…

Humberto Mares

Publicidad
Publicidad

El tercer debate nos dejó claro quién es quién. El ambiente político-electoral hasta arriba. La acusaciones y reclamos como se esperaba, pero en esta ocasión hubo más propuestas. Jamás hubo debate, pero se mostraron.

La acusación en contra de Ricardo Anaya fue el preámbulo. Muchos colegas y politólogos aseguraron que era una embestida del PRI / gobierno con la ayuda de algunos panistas, en este caso el senador por el PAN, Ernesto Cordero, en contra del joven candidato. Así lo afirmó Anaya en su primera intervención.

Después de este tercer debate los números fluyeron en varios sentidos. Se esperaba que claramente nos arrojara quién está en segundo lugar. No fue claro porque los números fueron variados y vea usted: Al día siguiente se publicaron estos números la encuesta Suasor/ El Heraldo da a AMLO 38%, Meade 25%, Anaya 23%, Bronco 2% e indecisos 12%. Otra de Indicadores SC/Eje Central: AMLO 53%. Anaya 25,7%, Meade 18% y Bronco 3,3%. Y así podríamos seguir y los números cambiarán.

Las encuestas, como hemos insistido, son fotografías del momento en un segmento chico y muy determinado, por lo que no son precisas, como se ha demostrado en los últimos años, en varias partes del mundo como Inglaterra y Estados Unidos, país padre de ellas.

Lo cierto es que todos esperábamos saber quién tomaba un segundo lugar claro en las preferencias. No fue así, están muy cerca Meade y Anaya con diferencias muy pequeñas.

Lo cierto es que cada uno de los candidatos participantes sí mostraron mucho de ellos. Anaya firme y convencido de sus propuestas, Meade sin duda el más preparado y conocedor; Jaime, en lo suyo, vacilando y cotorreándose a los participantes y López Obrador administrándose, incluso en demasía.

Ello contribuyó para que los televidentes, que en esta ocasión fueron menos que las anteriores, tomaran nota de la forma en que se desenvolvieron los candidatos.

Insisto que el perdedor fue AMLO porque no aprovechó para profundizar en sus propuestas, y prefirió administrar su ventaja y lo logró, sin importarle nada más.

En realidad perdió muy poco porque el resultado, aunque se vea negativo, significa muy poco. Su ventaja sigue, los puntos que pudo perder no le afectan.

Ahora ¿qué es lo que sigue?, es la pregunta. Creo, estimado lector, que se vienen tiempos duros en donde se van a dar con todo y espero que en ello no se lleven en el camino al mismo proceso electoral.Así las Cosas, hasta pronto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.