• Regístrate
Estás leyendo: La madre del fracaso
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 03:12 Hoy

#adoptaunmillenial

La madre del fracaso

Humberto Gándara

Publicidad
Publicidad

Tenía un amigo que repetía casi a diario que hay una poderosa razón para que te salgan las cosas mal y que, si no la controlas o manejas, puede provocar que tus resultados no sean los esperados.

No importa lo bueno que seas para lo que te dedicas; si tienes este defecto y no aceptas, tu efectividad puede bajar estrepitosamente, haciéndote quedar como poco profesional. Él se refería a que la confianza era la razón de cualquier fracaso.

Soltar tu intensidad para manejar las cosas, pensar que todo va a fluir sin que aprietes en el proceso, creer que por tus expertas habilidades lo harás rápido y bien, pueden ser errores por los que pagues muy caro al final del trayecto.

Creerte el mejor es malo, confiar en que eres el mejor es igual de malo, porque no solo por ti salen bien las cosas: hay diversos factores externos que pueden alentar o atentar contra tus metas en el trayecto. En ocasiones no tomamos conciencia de que nuestra capacidad de acción está acompañada por aspectos negativos que, si no los eliminas personalmente, pueden tomar el control de la situación y descomponer todo.

Solo debes enfocarte en trabajar con la firme intención de ser el mejor, y jamás creértelo. Debes apretar todos los elementos que quieres que salgan a la perfección, y estar consciente de que siempre habrá alguien que te supere en uno o más aspectos de tu especialidad. La confianza es la madre del fracaso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.