• Regístrate
Estás leyendo: ¿Cómo pude haber sido tan estúpida?
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 05:32 Hoy

Crónica

¿Cómo pude haber sido tan estúpida?

Hugo Roca Joglar

Publicidad
Publicidad

Jaime era atento y simpático con Ximena. Pasaba por ella para llevarla al gimnasio y la esperaba en una cafetería aledaña. Ella se divertía y a veces lo deseaba, aunque jamás sintió atracción irrefrenable. Nunca terminé por estar completamente cómoda a su lado. Pero tenía 25 años, y se sentía aprisionada en casa de su madre. En Jaime encontró el camino más sencillo para liberarse.

Se casaron el 29 de septiembre de 2017 en una ceremonia civil al aire libre en un jardín de Tepoztlán, Morelos. Ella estaba dispuesta a construir con su esposo una vida sexual intensa y variada, pero en Jaime nunca encontró a un aliado erótico, sino a un enemigo. Ximena le pedía su lengua y él decía no. Ximena le pedía treparse sobre él en el coche, en la ladera de la carretera de Milpa Alta-Oaxtepec, y él decía no. No y no. No cunnilingus y no riesgo. Coito y ya. Metía su pene en mi vagina y eso era todo.

Ximena imaginó que poco a poco Jaime adquiriría seguridad y descubriría con ella una dimensión erótica amplia y sensual, que no girara en torno a la penetración. Ocurrió lo contrario: cada vez la penetración se volvió más árida, más efímera, más insatisfactoria, más forzada, más frenética y más violenta. Ella comenzó a negarse. Le decía: no quiero, ahora no tengo ganas, ¿quizá antes de coger vamos a un concierto de jazz?

Las negativas de Ximena sumieron a Jaime en la desconfianza y en el miedo. Se sintió un ser sexual inútil, y quiso ocultar su incapacidad a través del desdén, la agresión y el desprecio. Cada vez más aterrado y cada vez más violento, Jaime violó a Ximena por primera vez el 4 de agosto de 2018. Ella amenazó con denunciarlo. “¿Y qué vas a hacer?”, gritó Jaime, “¿decir: señor policía quiero denunciar que me violó mi marido? Ximena, escúchate, ¡no seas pendeja!”, y Ximena desistió: no dijo nada y se quedó con él tres meses más, hasta que el 20 de noviembre, tres días después de que cumplió 27 años, Jaime la violó por segunda vez. A la mañana siguiente Ximena fue a la agencia del Ministerio Público de la Miguel Hidalgo, pidió hablar con una mujer, pero la atendió un oficial de apellido Jiménez M., quien le dijo: “Aquí impartimos justicia, para problemas de alcoba vaya con un psicólogo”. Ximena quiso gritar, llorar, pegarle, pero se fue en silencio, ofendida
y humillado.

Ya no regresó a su casa. Le pidió a una amiga hospedaje, y ahí, en un cuarto extraño cerca del estadio Azul, sola, Ximena se pregunta con ira, horror y desconcierto: ¿cómo pude haber sido tan estúpida?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.