• Regístrate
Estás leyendo: 'La más fuerte'
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 17:13 Hoy

Tras bambalinas

'La más fuerte'

Hugo Hernández

Publicidad
Publicidad

La más fuerte es el título de una de esas pequeñas grandes joyas de la dramaturgia de todos los tiempos, y que como todos los clásicos, no solo no pierde vigencia, sino que se vitaliza con los años y hoy es tan actual, como en su estreno.

Escrito por Augusto Strindberg en 1888, allá en la lejana Suecia, La más fuerte es un ‘singular monólogo’ que requiere de dos grandes actrices para poder representarse.

Singular monólogo, anoté antes, porque si bien solo una de las dos mujeres habla, la que no lo hace escucha, y reacciona, y actúa, y responde a lo que la otra le va diciendo con un silencio que tiene un peso contundente y abrumador.

La anécdota es simple. Dos viejas amigas se encuentran casualmente en un café, y una de ellas (la única que habla) comienza a hacer un recorrido por la vida de ambas y el público va enterándose de los muchos secretos que hay detrás de una relación aparentemente inocua.

Se trata, como reza el lugar común, de un duelo de actuaciones del que salen más que airosas Milena Pezzi y Gabriela Steck, ambas bajo la dirección de Diego del Río, quien sigue abonando logros en su joven, vertiginosa y cada vez más sólida carrera.

Dado que la acción dramática sucede en la mesa de un café, Del Río optó por llevar el montaje a un restaurante (Amaya, se llama, y se ubica en General Prim 95, en la colonia Juárez) y dentro de un pequeño salón, apenas para una decena de comensales-espectadores, que son testigos del encuentro de estas dos mujeres.

Así pues a escasos centímetros el espectador se asoma a una anécdota que habla de teatro, esposas, amantes, hijos, infidelidades, lucha de poder, con una sutileza y maestría que han permitido que este texto pase de siglo en siglo tan fresco y vigente como en su estreno.

Por fortuna, esta puesta en escena actualiza las situaciones y acerca los personajes, a un aquí y ahora que permite una mayor conexión con el público.

Vale la pena vivir esta experiencia, para lo cual es vital hacer reservación, pues cada presentación admite a sólo 10 espectadores, que, por cierto, se quedan con las ganas de ovacionar a las actrices, por el formato final de la representación. Bravos, desde aquí, para ambas.

Las funciones son los sábados a las 19 y 21 horas, y las reservaciones pueden hacerse por mail a lamasfuerte@gmail.com.

hugohernandez@mejorteatro.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.