• Regístrate
Estás leyendo: ‘El test’
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 07:06 Hoy

Tras bambalinas

‘El test’

Hugo Hernández

Publicidad
Publicidad

Resulta fascinante, de verdad, ver cómo de la nada nace un universo escénico completo, en el que cada elemento funciona a la perfección.

Hace seis meses conocí el texto de la obra, me gustó mucho; hoy, que veo la puesta en escena en la que se ha convertido, me pregunto: ¿cómo le hacen los creativos para ser tan creativos y pasar del papel a lo escénico maravillosamente?

Escrita por Jordi Vallejo Duarri, El test es una de esas obras actuales en las que la realidad es elemento básico.

¿Qué prefieres, cien mil dólares ahora o un millón de dólares dentro de 10 años?, es uno de los primeros diálogos que se escuchan en esta puesta en escena en la que dos parejas viven en una noche aparentemente tranquila, un suceso que les cambiará la vida por completo a los cuatro.

Al brillante texto hay que sumarle los otros aciertos que hacen que del papel al escenario la obra se consolide en una maravilla.

Obvio, buena parte de ese enorme logro es del director de escena, en este caso uno de los hombres más prestigiados, respetados y propositivos de los escenarios latinoamericanos: Daniel Veronese, quien tiene un toque mágico gracias al cual algo ya de por sí estupendo, como el texto de Vallejo Duarri, se convierte en supremo.

Lo que sucede en escena se vuelve la realidad misma. El espectador siente como si estuviera espiando a través de su balcón, lo que sucede en el departamento de sus vecinos, quienes actúan con una naturalidad absoluta.

Evidentemente, la materia prima con la que Veronese trabaja es de primera, y el talento de cada uno de los integrantes del elenco reluce más gracias a su extremo cuidado.

No extraña, porque los hemos visto en múltiples montajes, siempre muy bien, el trabajo del reparto masculino, integrado por Víctor Huggo Martin, Juan Carlos Barreto, Claudio Lafarga y Rodrigo Cachero.

Y sí es una gratísima sorpresa reconfirmar que la belleza (¡vaya que lo son!) y la popularidad mediática, no están peleadas con el talento histriónico, como se puede ver en el atinadísimo trabajo escénico de Issabela Camil, Geraldine Bazán y Luz Ramos.

El test es de esas obras que llevan a los espectadores a preguntarse: Si yo estuviera en una situación así: ¿qué haría?

Por lo pronto para conocer “las letras chiquitas” de esta oferta millonaria en dólares hay que ver El test, una muestra de la grandeza del teatro.

hugohernandez@mejorteatro.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.