• Regístrate
Estás leyendo: ‘Dos para el camino’
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 01:05 Hoy

Tras bambalinas

‘Dos para el camino’

Hugo Hernández

Publicidad
Publicidad

Si mal no recuerdo, conocí a Adrián Vázquez en el memorable montaje Más pequeños que el Guggenheim, en la que brillaba como el excelente actor que es.

Su gesto (adusto, fuerte…) le iba perfecto a su personaje de Más pequeños… Por ello cuando me invitaron a verlo en Wenses y Lala, que me habían anticipado era muy tierna, me costó trabajo imaginarme una historia así con un actor tan serio; pero, oh, sorpresa, de hecho varios ohs y varias sorpresas, pues Adrián no solo hacía un trabajo genial como actor, sino que también era el autor y director de ese genial montaje.

Cuento todo este antecedente porque desde entonces no me pierdo ninguno de los trabajos de Adrián, ya sea como intérprete o como autor o como director. Y la verdad es que ha sido una tarea más que grata porque hasta ahora no ha habido uno solo que me haya decepcionado.

Evidentemente es éste un punto de vista muy personal y, por tanto, absolutamente subjetivo; por ello invito a los lectores a comprobarlo personalmente, pues hay muchos botones de muestra en la cartelera, en los que se puede disfrutar del talento de este joven; sin duda, una muy sólida figura de la escena nacional.

Como actor, se puede disfrutar de su en Wenses y Lala, los miércoles hasta el 25 de abril en el teatro Enrique Elizalde; y los domingos 15, 22 y 29 de abril en el teatro La capilla, con sus montajes El hijo del padre, No fue precisamente Bernardette y Los días de Carlitos, respectivamente.

Asimismo, hasta el 25 de marzo, se le puede aplaudir en Cosas Raras, los sábados y domingos a las 13 horas, acompañado de la gran actriz Olivia Lagunas, en la Sala Villaurrutia, atrás del Auditorio Nacional.

Como director hay tres montajes imperdibles encabezados por Adrián: Visceral, de reciente estreno en el teatro de La capilla, donde se presenta los domingos de marzo a las 18 horas.

Y en el foro Shakespeare, que vive sus últimos meses en la calle de Zamora, a una cuadra del metro Chapultepec, están dos verdaderas joyas escénicas. Los que sobran (también de su autoría); y Dos para el camino, con dramaturgia de César de María.

Los que sobran a las 19 horas, y Dos para el camino, a las 21 horas, ofrecen una noche maravillosa de buen teatro, propositivo, inquietante, creativo, provocador, inteligente, que sin duda hace falta en nuestro país.

Gracias a Adrián Vázquez y a Los tres tristes tigres por tan excelentes puestas en escena.

hugohernandez@mejorteatro.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.