• Regístrate
Estás leyendo: ¿La D’Alessio inglesa?
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 05:42 Hoy

Gajes del orificio

¿La D’Alessio inglesa?

Hugo García Michel

Publicidad
Publicidad

¿O quizás el equivalente londinense en mujer de José José? Porque si algo ha caracterizado a la cantante Florence Welch, líder del bombástico proyecto Florence + the Machine, es esa tendencia a cantar acerca de sus desgracias sentimentales, esa manera de ver al amor como un desgarramiento continuo y una fuente constante de dolor y lamentaciones, ese modo de convertir a su propia infelicidad y a su mala suerte personal en las relaciones sentimentales en la mayor desgracia que haya caído jamás sobre el género humano. Así de intensa es la Welch.

El pop gótico embona a la perfección con las letras depresivas de la cantante, quien en sus inicios parecía querer seguir los pasos de la enorme Kate Bush y terminó siendo, si acaso, una Adele un poco más oscurecida, aunque no por ello menos light.

Dueña de una voz imponente que sabe manejar a la perfección, pero víctima de la tentación por lo elefantiásico y lo grandote (diría Jorge Ibargüengoitia), la buena Florence y su eficiente Machine han grabado tres discos en estudio, el más reciente de los cuales, How Big, How Blue, How Beautiful (Columbia, 2015) apareció hace apenas una semana.

Luego de dos álbumes híper cargados de penas, manierismos y una fijación temática por el agua, como Lungs (2009) y Ceremonials (2011), el nuevo larga duración resulta un poco (solo un poco) más contenido y muestra algunas diferencias con sus antecesores, como ciertos coqueteos con el pop folk a la Fleetwood Mac (como en la inicial “Ship to Wreak”) o algún lejano homenaje al góspel (como en las concluyentes y estupendas “St. Jude” y “Mother”). Estos detalles se deben tal vez a la mano del productor Markus Dravs, quien ha trabajado con Arcade Fire y Coldplay. Por otro lado, la influencia de Kate Bush no deja de aparecer, así como algunos ecos de Christine McVie, Stevie Nicks e incluso Chrissie Hynde.

No es un disco malo ni por asomo. Hay instantes de gran finura y los momentos grandilocuentes no son tantos esta vez. Un trabajo que hará felices a los seguidores del grupo y hasta a muchos que no lo sean.

http://twitter.com/hualgami

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.