• Regístrate
Estás leyendo: Juan Cirerol, una invención de la mafia en el poder
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 21:06 Hoy

Gajes del orificio

Juan Cirerol, una invención de la mafia en el poder

Hugo García Michel

Publicidad
Publicidad

Mucho se ha hablado del estúpido tuit de Juan Cirerol sobre el terremoto que asoló a la Ciudad de México hoy hace ocho días ("Debería darme tristeza el sismo del DF, pero no", escribió rencoroso desde la red social, con lo que prácticamente firmó su acta de defunción por lo que respecta a nuestra capital).

Pero, ¿quién es Juan Cirerol? Trataré de explicarlo para quienes no tengan la más remota idea.

En realidad, se trata de una invención de la mafia en el poder..., pero en el poder de los medios "indies" y "alternativos". Esa mafia fue la culpable de convertir en seudo ídolo a un chamaco que cantaba en las cantinas de Mexicali, con una voz de pronunciación ininteligible y una música que abrevaba de Los Tigres del Norte, similares y conexos. Se trataba de una mera curiosidad, hasta que lo "descubrieron" quienes hacen y deshacen los gustos del público roqueril mexicano y, muy especialmente, de la masa chilanga que atiborra año con año el Vive Latino.

Desde la hoy lastimada colonia Condesa (ahí se encuentra la disquera que lo consagró), alguien dictaminó que Cirerol se convertiría en estrella del rock nacional, sin importar sus deficiencias artísticas. El muchachito fue revestido de un carisma ficticio y se le colgó el sambenito de genio. Por decreto, se determinó que era el ídolo que la juventud mexicana esperaba.

¿Se trata al menos de un buen cantante? Pues no. Su voz suena mal, desafinada, no tiene gracia, carece de matices, es aguardentosa; pero no como la de Tom Waits, sino como la de un chavito que agarra la farra y en plena borrachera se pone a cantar canciones sufridas. Nada más.

Su discurso como letrista es magro, con un vocabulario muy limitado. Juega el rol de estar siempre hasta las manitas y con ello justifica las incoherencias que suelen emanar de su boca. Su falta de inteligencia quedó clara en su ya citada declaración en Twitter y la manera como desde ahí trató de acallar a quienes le reclamaron su estulticia.

Un personaje lamentable, vamos.

Twitter: @hualgami

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.