• Regístrate
Estás leyendo: Llegó el Día 4T
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 06:28 Hoy

El país de las maravillas

Llegó el Día 4T

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla. Los mexicanos vivimos una transición histórica de consecuencias imprevisibles vistas desde la razón, pero ciertas si se ven desde la fe que alimenta la esperanza de muchos. Cada quien tendrá que vivir con ello.

Mi abuela Tila, de fe inquebrantable, una vez me preguntó por qué no me acercaba más a la iglesia. Yo le contesté, llano, que no tenía fe. Su largo sermón no logró conmoverme, y nos separamos un poco más tristes. Una tristeza parecida siento hoy. No porque piense que el país se hará trizas, no. Es porque la Cuarta Transformación no es un esquema futuro sino, para mí, una lacerante actualidad.

George Orwell escribió que quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro. Lo vimos en las iniciativas morenistas del último mes: si algo así hubieran hecho subordinados de Enrique Peña Nieto, quienes hoy cantan las glorias de López Obrador hubieran exigido sangre. Hoy lo minimizan; lo achacan a factores externos. Controlan el presente; dicen que los cientos de millones de dólares que perdimos son solo percepción; ya enfrentarán las realidades junto a todos nosotros.

Dije que la Cuarta Transformación ya se dio. Agrego que los cambios de funciones, de estructura, de personas, son fáciles. Los cambios difíciles son los cambios culturales. Cambiar el chip mental de las personas es complicado, como lo aceptará todo aquel que haya enfrentado un grupo de alumnos.

Bien. Nuestro flamante Presidente lo logró antes de llegar. Rompió algunas telarañas mentales, y logró lo mismo que Trump cuando llegó al poder: abrió el permiso para que cada quien se despojara de su careta, y salió a relucir la profunda polarización de su sociedad. Lo mismo logró ya AMLO, y México cambió para siempre.

Yo no reconozco a este país lleno de odios y revanchismos, en el que la procacidad se elogia como franqueza; donde la mediocridad se defiende como hija del pueblo y la soberbia vengativa resuena en las tribunas. Pero también el propio AMLO y su corte y sus adoradores habrán de lidiar con ello. Una vez amenazó con soltar al tigre. Pasó demasiados años alimentándolo para aguantar la tentación. El tigre ya está suelto.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.