• Regístrate
Estás leyendo: Infierno en la tierra
Comparte esta noticia

El país de las maravillas

Infierno en la tierra

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

Dicen que en política no hay coincidencias, pero si esto fuera cierto siempre, tendríamos que estar aterrados ante las coincidencias que vivimos a menos de un mes de la fecha que cambiará el rumbo de México.

¿Qué ha pasado en los últimos días, a medida que las encuestas parecen coincidir en el mismo mensaje, de que los mexicanos están tan hartos de la corrupción e impunidad que le están depositando toda su fe a un personaje como Andrés Manuel López Obrador, tal vez honesto para sí mismo, pero que se rodea de tal carroña que bien puede uno cuestionar su cordura?

Uno, el PRI, que no ha logrado levantar cabeza, parece decidido a luchar por al menos mantenerse de una pieza para apostar a otro escenario aunque sea como oposición. Si vamos a perder, parecen decir, que sea con dignidad.

Dos, Ricardo Anaya empieza a verse como la opción de muchos que han expresado sus intenciones de voto de una manera resignada: votaré por quien vaya en segundo lugar, aunque sea Anaya, en una esperanza tenue de que el voto útil más los indecisos le permitan al panista dar una sorpresa.

Tres, el Gobierno Federal, que parece agazapado detrás de una discreción rara, parece haber encontrado una brújula perdida y, un día sí y otro también, inició un rosario de detenciones de alto nivel que alborotaron las furias de los grupos criminales.

Cuatro, y tal vez esta sea la consecuencia más directa entre las coincidencias, todas las autoridades se han visto rebasadas por la violencia y cinismo con que comandos armados han actuado a placer contra muchos blancos que van desde unos enfermeros hasta agentes de vialidad.

Cinco, los más grandes empresarios del país dejaron su silencio habitual para expresar lo que llaman recomendaciones nacidas de su derecho a opinar, y que muchos otros han visto como una ilegal interferencia en la intención de voto de sus empleados.

Seis, nuestro vecino nefasto, Donald "Manos pequeñas" Trump, impuso unilateralmente aranceles que despertaron al fin reacciones todavía verbales pero que podrían volverse realidad tanto de México como de Canadá y la Unión Europea.

Siete, casi todo el país suda y se afana bajo el impacto de una ola de calor que literalmente nos invita a pensar en el infierno.

¿Serán puras coincidencias? Ojalá que sí, porque si no es así, estaríamos hablando de un futuro en verdad infernal. ¿O no?

horacio.salazar@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.