• Regístrate
Estás leyendo: El secreto de la vida
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 19:55 Hoy

El país de las maravillas

El secreto de la vida

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

Ya han pasado más de tres meses desde el 10 de mayo, y yo no puedo decir honestamente que haya sido buen hijo, pero en los últimos días he pensado varias veces en mi mamá. Y esta confesión, que para muchos sonará incluso boba porque, ¿qué clase de hijo no piensa en su mamá?, para mí es una sorpresa, porque en mis años fui más bien un hijo despegado y superficial.

Pero los tiempos me han llevado a replantear el modo en que he vivido, y sin llegar al extremo de un arrepentimiento inútil, estoy consciente de que dejé pasar oportunidades de ser más agradecido y más valioso para muchas personas, sobre todo para mi mamá.

Ahora me pregunto qué clase de ideas pudieron pasar por su mente mientras criaba, en los calorones de Monterrey, a esos sujetos extraños en que nos fuimos convirtiendo mis hermanos y yo. Ella tenía una fe profunda, aunque supongo que en parte era porque podía imaginar con facilidad un mundo mejor para ella.

Pensar en mi mamá me ha llevado a preguntarme por las mujeres en general, por las relaciones que yo he mantenido con ellas, por las diferencias biológicas y sociales entre mujeres, hombres y demás personas.

La primera conclusión es que las mujeres tienen una mejor comprensión de esa cosa a la que llamamos naturaleza humana. Sí, los peludos tenemos mejor sentido de orientación, pero ¿de qué sirve ese sentido de orientación si en general nos falta rumbo? Conozco a muy pocos hombres en verdad seguros de lo que quieren, y en cambio conozco a varias mujeres firmes en su camino.

A lo mejor los hombres somos mejores matemáticos, pero sospecho que las mujeres han descubierto el secreto de la vida.

Un dato sencillo me dice que esta percepción no es gratuita. La esperanza de vida en México es de 72.9 años para los hombres, y de 77.9 años para las mujeres. ¡Cinco años de diferencia! O sea que ni el machismo, ni la discriminación ni la segregación ni ninguna de esas taras sociales ha podido impedir que, apaleadas y todo, las mujeres hayan encontrado cómo vivir más años que nosotros.

Y si todo fuera simple aritmética...

Me da gusto. Pienso en los años amargos que mi mamá vivió y en la paz que encontró en sus últimos tiempos. Creo que en general las mujeres son mejores ciudadanas y también encuentro positivo que en la CdMx haya casi 110 mujeres por cada 100 hombres. Nos iría mejor si tan solo compartieran con nosotros el secreto de la vida. Corrijo: nos iría mejor si las escucháramos cuando nos cuentan el secreto de la vida. Escuchemos.

horacio.salazar@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.