• Regístrate
Estás leyendo: 'El Bronco': entre los dichos y los hechos
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 07:40 Hoy

El país de las maravillas

'El Bronco': entre los dichos y los hechos

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

Después de explorar un rato los hechos reportados por la administración de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, tengo dos cosas que decir, una buena y una mala. La buena es que, contra lo que yo genuinamente pensaba, las cosas empiezan a marchar, si no de maravilla, porque no está el horno para bollos, sí con indicios de aprendizaje rápido. La mala es que de alguna forma mi breve indagatoria me confirmó en una idea que tenía desde antes: que mientras El Bronco siga encampañado, sus rollos son su ventaja más importante... y su principal enemigo.

Mi procedimiento analítico fue de lo más simple. Me metí en el portal del Gobierno de Nuevo León, navegué a la página de noticias (http://www.nl.gob.mx/noticias) y tomé las últimas 60 de la lista que apareció. Esto me produjo un inventario de notas desde el 19 hasta el 30 de octubre, empezando desde la participación del mandatario en la Conferencia Nacional de Gobernadores y terminando con el anuncio de que el gobierno tendrá audiencias públicas.

Ahí está el listado de hechos de 12 días. Entre otras cosas, está el anuncio de que se invertirá más en ciencia y tecnología, que se recortará la nómina en una cuarta parte, el acuerdo sobre la tenencia vehicular, la nueva inversión de LEGO, el anuncio de que las licitaciones de obras se transparentarán, el dispositivo para prepararse contra Patricia, la cancelación del Programa de Activación Social, la ciudadanización del Consejo de Desarrollo Social, el anuncio de que Baltasar Garzón será asesor en derechos humanos, los cambios que pidió El Bronco al interior de la UANL, el cabildeo de Jaime Rodríguez por recibir recursos federales para los gastos más inmediatos. En fin, la lista está variadita y habla de actividades que nadie podrá rechazar como malas.

Lo que no está son las efusiones verbales del propio gobernador, que él mismo ha dicho son puyas para polemizar y provocar la reflexión, lo que no es malo, pero que lo pintan como un bromista que a veces se pasa de lanza con sus actitudes. Francamente, a mí no me hacen reflexionar nada ideas como quitarle palabras al Himno Nacional Mexicano, decir que los consumidores de drogas se vuelven todos locos, minimizar las designaciones erróneas de funcionarios, o pretender que hay diferencias sustanciales entre ser copropietario o ser socio, insultar a sus anfitriones pidiéndoles que se quiten el birrete académico...

De botepronto, insisto: en los hechos ahí la llevan, y ojalá el mandatario también se asiente, aunque me temo que sus consultores de imagen, soñando en 2018, le indicarán que siga apelando a la raza. Ya veremos.


horacio.salazar@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.