• Regístrate
Estás leyendo: ¿Clinton o Trump? Tres escenarios
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 16:14 Hoy

El país de las maravillas

¿Clinton o Trump? Tres escenarios

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

Que no solamente en México la política es una marranada quedó más que probado en los últimos tiempos de la campaña por la presidencia de Estados Unidos.

Lo diré con llaneza, aunque de seguro hay más fango debajo de los tapetes: después del tercer debate, Donald Trump quedó en calidad de monigote, con Hillary Clinton cada vez mejor posicionada, cuando de repente salieron con la novedad de que la la FBI volvería a revisar el caso de Clinton.

Aquello era falso, pero como dice el dicho: calumnia, que algo quedará, y por eso el cierre de campañas ofrece un panorama de falsa igualdad, en el que lo mismo podría ganar una o el otro.

Pensemos un poco en algunas posibilidades: ¿Cuáles son los escenarios más viables?

El escenario tipo Brexit es el más abominable: Donald Trump gana y Estados Unidos se convierte en una potencia global manejada por un autócrata caprichudo y berrinchudo. El país se arrepiente, pero ya es demasiado tarde y en un solo periodo presidencial que embarra de paso a todos los aliados de Estados Unidos.

A México, por supuesto, le va mal en este escenario. No se construye el muro, pero no porque Mr. Trump no lo persiga, sino porque no tiene la paciencia para seguir los procedimientos legislativos requeridos para edificarlo, y el señor pronto se aburre, no sólo de la idea del muro, sino de su cargo, al que ve como menos interesante que su papel de host de televisión.

El escenario tipo López Obrador es el más surrealista: Hillary Clinton gana, pero el magnate del peluquín de elote convoca a sus rednecks a desconocer la elección, y el país se divide todavía más de lo que ya lo está. La presidencia de Clinton se ve ensombrecida por un renacimiento de la supremacía blanca en el que milita lo peor de la white trash. En nombre de la democracia, nadie hace nada por parar a un Trump vociferante.

El escenario maduro es el más esperable: Hillary Clinton gana la presidencia y Trump, a pesar de sus baladronadas y sus desplantes, reconoce a regañadientes su derrota pero, muy al estilo Schwarzenegger, asegura que “I’ll be back”. Pero apenas sale del escenario político, su estrella se apaga.

¿Cuál escenario se hará realidad? Espero que ninguno de los aquí dibujados, y espero que gane Clinton y haya paz. Ya lo veremos.

horacio.salazar@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.