• Regístrate
Estás leyendo: Trump, ya ganó
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 14:10 Hoy

Con todo respeto

Trump, ya ganó

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Vaya historia la que se está cocinando en los Estados Unidos. Por una parte, una incansable y trepidante lucha por llegar a la presidencia del país, a costa de lo que sea y a pesar de las encuestas y; por otra parte, la revelación de un perfil sociopolítico norteamericano insospechado, mayormente identificado con una figura apolítica y magnate inmobiliario.

Si bien es cierto que las presumibles preferencias electorales han mantenido sensiblemente arriba a la Sra. Clinton, al mismo tiempo esa cifra no es para presumir, pues considerando la trayectoria política de Hillary, así como sus conexiones y referentes políticos, ella debería tener una marcada y creciente diferencia a su favor en cuanto a "preferencia electoral", máxime el desconocido político que tiene enfrente.

Sin embargo, dichas cifras, las que han caracterizado la contienda, más que ser un espaldarazo para Donald Trump, representan la poca preferencia que ella ha conseguido con tantos apoyos y con tanto por delante. Y es que ser esposa de un ex presidente contemporáneo, así como haber sido Secretaria de Estado, entre otras cercanías con el poder gringo no es poca cosa, excepto cuando de acumular preferencia electoral se trata, pues claramente, ante ello y su contrincante, ella ya debería haber echado las palomas al vuelo hace meses y no, nada más no puede, porque Trump no deja la controversia, no deja sonreír irónico, con ínfulas de triunfalista, ni deja de acomodarse su copete... lo cual parece funcionarle ante sus seguidores.

Así de peculiar ha sido la contienda electoral de un los candidatos estadunidenses que, aunque no han quedado a deber a su militantes, sí han flaqueado ocasionalmente debido a las diversas turbulencias que las circunstancias les han planteado. Por un lado, el cerco mediático que le han marcado a Trump, y por otro lado, el recordatorio constante que los propios medios le hacen a Hillary alrededor de la controversia sobre los presuntos correo que habría enviado ilegalmente, aparecen cada que se hace necesario para los intereses mediáticos.

Asimismo, el candidato "revelación" de los republicanos, Donald Trump, a quien inexplicablemente su propio partido ha pedido dejar la contienda, ahí, bajita la mano, no ha hecho más que sostenerse ante los embates y, pian-pianito, ganar terreno una y otra vez, ya sea aparentemente perdiendo o retrocediendo, pero siempre manteniéndose en la pelea afrontando –más desatinada que atinadamente-, cada una de las bombas que se le han presentado, alcanzando hoy por hoy, un muy elocuente y dignificante "empate técnico" en las encuestas, lo que a decir de los que saben da a él, como a su contrincante, más que el beneficio de la duda, una rayito de esperanza.

Y hablar del caso mexicano en cuanto a las reacciones y posiciones que ha adoptado nuestro país, se vuelve un tema risible, pues aquella anécdota sobre las confusiones que Trump tuvo sobre su visión errática de gentilicios de los latinos, así como los desaseados señalamientos sobre el perfil del mexicano migrante en los estados unidos, la hicieron más una campaña propagandística que bien podría llamarse: "entérate, Trump existe a pesar de sí mismo", una campaña que le ha ayudado más a convertirse en un personaje de la cultura popular mexicana, adquiriendo una fuerte presencia en la opinión pública nacional que no igualan la suma de todos los secretarios de estado, ni los gobernadores que aspiran a presidir México, o los conductores de televisión de todos los espacios nocturnos informativos del país, para bien o para mal. De hecho, en términos políticos, ganando la elección Trump, la agenda política mexicana, así como vaaarios de sus actores, se verían en serios aprietos para rectificar sus posiciones ante él... ello, sin considerar que eso convertiría a Videgaray en el candidato de facto del PRI para 2018... claro, si aún conservan el espíritu de hacer algo digno en la elección presidencial.

Ahora en los Estados Unidos, inició a "calzón quitado" una nueva campaña contra Trump donde mediante un recuento de personajes de la historia política, como Castro, Chávez, Noriega, Somoza y Pinochet, buscan emparejar a Trump con ellos para concluir diciendo: "América no quiere un caudillo. Ante esto, lo único que se puede pensar es que "hay alguien o algunos grupo de poder" que están viendo en Trump una fuerza o amenaza creciente, y equivocadamente, creyendo que ese mensaje ayudará a Clinton, lo que no servirá si de último minuto le aparece una recordatorio sobre una investigación del FBI en su contra, lo cual, sea verdad o sea mentira, es un soplamocos para la candidata, previsiblemente irreversible, con todo y la emergente ayuda que de la nada, un grupo de 370 prominentes economistas, entre ellos ocho premios Nóbel, quienes dicen que Trump es una opción peligrosa para el país... ¿nos recuerda algo esta campaña?

Sin embargo, mientras esto ocurre en "Ciudad Gótica", Trump sigue mirando de frente, siendo como ha sido, un showman, haciendo lo suyo, ratificando a sus votantes perdidos pero reiterando y sumando nuevos a su causa, papel del que no se ha despegado un solo minuto, a pesar de las tantas mofas de las que es objeto debido a sus múltiples debilidades políticas.

Clinton sigue haciendo campaña pero más fuera de agenda que dentro de ella, quemando ahí su pólvora en infiernitos, en especial ante los migrantes latinos, ante los indecisos y ante los mexicanos que están allá, buscando en todos ellos, desesperadamente un pacto de lealtad, mediante la confirmación de su desaprobación por Trump y no la garantía del voto para ella.

Faltan unas horas para que se decida quien será el próximo presidente norteamericano, y tal parece que en Estados Unidos están empeñados en seguir haciendo historia en las elecciones de los últimos años... pero, pase lo que pase... Trump, ya ganó.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.