• Regístrate
Estás leyendo: Pobres-pobres y lo que le sigue
Comparte esta noticia

Con todo respeto

Pobres-pobres y lo que le sigue

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Hace casi diez años, los datos sobre pobreza en México revelaban que a 50.6 millones de mexicanos no les alcanzaban sus ingresos para cubrir las necesidades básicas respecto a salud, educación, alimentación, vivienda, vestido o transporte público, incluso dedicando todos sus recursos a estos términos. Entonces, el 18.2% de la población sufría carencias alimentarias -casi veinte millones-, de los cuales 7.2 millones habitaban en zonas urbanas, mientras que 12.2 millones pertenecían a zonas rurales. De hecho, entre 2006 y 2008, el nivel de vida de más de un millón de familias cayó bajo el umbral de la pobreza.

Ahora, el propio Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reconoce que, pese a avances, aún persiste una deuda con los niños de México. Ante ello, la representante de la organización internacional en el país, Isabel Crowley, informó que los menores de edad son aún más pobres que sus padres por su formación de derechos. "Si tienes 40 millones de niños y más de la mitad están en pobreza, claro que hay un grande rezago", dijo Crowley. Por ello, solicitó a las autoridades continuar con la inversión en la infancia pues resulta en una buena política pública. Así lo afirmó luego de presentar el Informe Anual 2015 en la materia, quien a su vez pidió que aún con los recortes presupuestales para este año no se deje de invertir en la infancia pues resulta ser una "buena política pública".

"Hay un riesgo, siempre hay un riesgo, pero lo que nosotros decimos es que con todos los riesgos hay oportunidades. Si están recortando, pues que no recorten de los niños", solicitó la representante de Unicef en México. Además, dijo que si se invierte en la salud de los menores, específicamente en el tema de la obesidad, en el futuro no se tendrán personas hipertensas y enfermedades que no deberían de tener correspondiente a la edad.

De hecho, si hablamos de datos globales de pobreza, es necesario tener en cuenta que en México una gran parte de la población es joven. En 2007 la cifra de población de 0 a 17 años superaba los 38 millones. Los niños, niñas y adolescentes formaban parte de los grupos más vulnerables a sufrir carencias y privaciones. Así, en el capítulo de México en el Estudio Global sobre Pobreza y Disparidades en la Infancia, elaborado por UNICEF la década pasada, se destacaba que en el período 2006/08 un 25% de los niños y niñas mexicanas (diez millones aproximadamente) vivían en condiciones de pobreza alimentaria.

En el análisis específico de la situación de la niñez, el estudio indicaba que aquellos que viven en las zonas rurales se enfrentan a más desventajas que los que viven en ciudades. Y, de ellos, los indígenas son los que se encuentran entre los grupos más vulnerables de México.

En los últimos años ha habido una disminución importante en el porcentaje de niños y niñas que sufren privaciones severas, especialmente en materia de sanidad, agua e información. Sin embargo, se siguen manteniendo cifras elevadas: 25.5% de niños y adolescentes no tiene acceso a la canasta alimentaria básica, 34% sufre carencias en salud y educación y 59.5% no tiene acceso, a mayores, a vivienda, transporte y vestido básicos.

Aún así, México se ubicó entre el grupo de países con alto Índice de Desarrollo Humano (IDH), en contraste con la desigualdad en los niveles de desarrollo al interior de la República, entre los diferentes estados. Mientras en el Distrito Federal o Nuevo León el IDH se sitúa a la par de países como Argentina, el IDH de Chiapas es parecido al de Siria o Nicaragua. A nivel municipal las disparidades son aún más evidentes. En Chiapas y Oaxaca se encontraban municipios con un IDH similar a países como Nigeria o Senegal.

Desde 2009, el gobierno mexicano utiliza una metodología multidimensional de medición de la pobreza, basada en el análisis del cumplimiento de derechos humanos sociales tales como salud, educación, seguridad social, nivel de cohesión social o características y servicios de la vivienda, y que coincide plenamente con la metodología utilizada por UNICEF. A través de esta medición se extraen datos como que el 44.2% de la población vive en pobreza, 33.7% (36 millones de mexicanos) en pobreza moderada y 10.5% (11.2 millones) en pobreza extrema.

Estos datos indican, además, que los niños, niñas y adolescentes se ven afectados de manera desproporcionada por la pobreza y la privación de sus derechos básicos: el 51.3% de ellos vive en pobreza, de un 44.2% de la población mexicana total.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.