• Regístrate
Estás leyendo: Jorge Luis Fuentes, Ironman de acero y oro
Comparte esta noticia

Con todo respeto

Jorge Luis Fuentes, Ironman de acero y oro

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Hazaña y por partida doble.

El mexicano Jorge Luis Fuentes Patiño hizo historia este fin de semana al consumar la gran hazaña de ganar el 1er lugar de la competencia internacional de Ironman (70.3), llevada a cabo en Hawai. La épica aventura de Jorge Fuentes incluye, además, el mérito histórico de ser el primer mexicano en alcanzar un lugar en el podio, en las casi dos décadas de existencia de esta competencia de talla mundial.

“Fue una competencia extenuante, me preparé a conciencia para lograr la victoria, durante todo el recorrido me sentí en óptimas condiciones, jamás aflojé y consideró que mi determinación me valió el triunfo “, dijo Fuentes al recibir la presea de Ironman (70.3) 2018.

La competencia Ironman 70.3, también conocida como Half Ironman (medio Ironman), es un triatlón de media distancia, organizado por la World Triathlon Corporation (WTC) que se llevan a cabo desde el año 2005. El 70.3 se cubre una distancia de 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo, y 21,1 km de atletismo. La suma de estas distancias dan 113 km, aproximadamente, 70.3 millas, de ahí el numeral en el nombre de este evento deportivo.

El tiempo que realizó el ahora histórico triatleta mexicano Jorge Luis, fue de 04:25.20, un minuto y siete segundos menos que el segundo lugar que registró el australiano Brett Tingay, (04:26.27) y un minuto con 44 segundos por debajo del tercer lugar del estadunidense N. Brown, (04:27.04). Vale la pena decir que esta competencia, en sus casi dos décadas, ha sido ganada mayormente por australianos y alemanes, y en su versión Ironman Mundial, es decir, en su versión del doble de distancia, australianos y americanos han protagonizado sus primeros lugares donde, en sus cuatro décadas de existencia, tampoco mexicano alguno ha tenido el honor de subir al podio de su legendaria versión de 226 km.

“Fue una lucha encarnizada con los australianos y estadounidenses, a pesar de que hicieron equipo no pudieron lograr su objetivo, el cual era ganarme, yo salí decidido a ganar este prestigioso Iroman de Hawai y defendí con uñas y dientes el primer lugar para salir triunfador, es una gran satisfacción, ya que desde los nueve años practicó el triatlón”

Notoriamente, y a nivel internacional, Jorge Luis Fuentes ha demostrado una tremenda madurez como triatleta, pues sus triunfos deportivos están basados en sus envidiables habilidades deportivas, su admirable condición físicas y su fortaleza mentales, que sumado a innumerables sacrificios, cualidades y desmañanadas, hoy le han llevado a consumar uno de los logros más importantes de su carrera al convertirse en el primer Ironman mexicano.

Mente de acero

Una de las historias más trascendentes en la vida de Jorge Luis Fuentes Patiño fue el secuestro colectivo que vivió hace cuatro años cuando él y un grupo de élite fueron robados y privados de su libertad en las inmediaciones de El Ajusco. Largas horas de incertidumbre y aislamiento en las que estuvo en medio del silente y boscoso paraje al que lo llevaron, donde tuvo que pasar la mayor parte del tiempo acostado, boca abajo, a la intemperie, con las manos cruzadas sobre su nuca, ataviado tan solo con su vestimenta de ciclista profesional, sin saber el paradero de todos sus compañeros ni poder hablar con su captor, sin sus pertenencias, y entre ellas, su bicicleta de más de 120 mil pesos y con la que había participado en otras tantas hazañas y tantos otros primeros lugares, no fueron suficiente para quebrantar su enorme fortaleza mental ni su vehemencia deportiva, pues días después de su rescate, Jorge Fuentes demostró de qué está hecho al llegar en 1er lugar del Triatlón San Gil, y un mes después, otra vez, en 1er lugar del Triatlón Tricálidos. Así nada más, como si fuera fácil para él, como si aquél triste evento de octubre no hubiera ocurrido, cerró el año con dos primeros lugares, en menos de un mes y a semanas de tan indeseable episodio en las inmediaciones del Distrito Federal y el Estado de México, sobre el cual, ni autoridades ni federativos le extendieron la mano.

El Abolengo Fuentes

La historia de éxito de Jorge Luis puede tener diversas explicaciones. Entre ellas, un gran porcentaje de sus triunfos están determinados por su evidente entereza personal, su incansable disciplina y el respeto por sus objetivos. Así también, por la sapiencia y profesionalismo de sus entrenadores. Pero detrás de todo ello, lo más importante, ha sido su formación en familia, rodeada de la convivencia con sus abuelos, abrazado por el significativo amor de una madre por su primogénito y la siempre solidaria compañía de sus hermanos.

Sin embargo, la más influyente de las figuras familiares es la de su padre, Jorge Humberto Fuentes Martínez, Médico Cirujano, prestigioso Odontólogo de profesión y actual triatleta con más de 4 décadas de experiencia quien, desde que nacieron sus tres hijos ha dedicado una gran parte de su vida a encaminarlos en el mundo del deporte, y desde muy temprana edad, como fue el caso de su hija, la menor de todos, quien pasó de la incubadora a la carriola deportiva con que corría con ella en Los Viveros, y a donde sus hermanos mayores ya habían hecho sus pininos ensayando las suertes del triatlón, desde una década antes.

Los sacrificios y desmañanadas que han caracterizado la carrera de Jorge Luis son las mismas que vivió con su padre cuando los levantaba a las 4:30am, los fines de semana y durante los largos periodos de competencias donde no solo era entrenado por él, sino donde vio a su padre competir y ganar podios en diversas categorías, por todo el país y más allá de sus fronteras, y donde Jorge Luis aprendió las principales cualidades que destacan en él: la entereza y la disciplina ejemplar que hoy lo han llevado a convertirse en el primer Ironman mexicano.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.