• Regístrate
Estás leyendo: Estas olimpiadas unos hacen mutis, otros hacen lo suyo
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 19:32 Hoy

Con todo respeto

Estas olimpiadas unos hacen mutis, otros hacen lo suyo

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Comenzaron los Juegos Olímpicos de verano, allá en Río de Janeiro, Brasil, y por primera vez en la historia de esta edición veraniega la de mayor audiencia (considerando los de invierno, los panamericanos, los paralímpicos...), y dicho evento no será transmitido por las televisoras tradicionales del país, Tv Azteca y Televisa, quienes habían acaparado dichas transmisiones desde hace varias décadas.

Ante ello, sin duda, la primera pregunta que se hace la gente es: ¿por qué dichas empresas no van a transmitir uno de los eventos deportivos, de orden mundial, más atractivos para la audiencia en general? Y la respuesta es muy sencilla: porque otro competidor, América Móvil, del empresario mexicano Carlos Slim, les ganó la puja ante el Comité Olímpico Internacional, que es quien oferta los derechos para su transmisión, hecho que de suyo ya resultó tan novedoso para la opinión pública como bochornoso para los que se quedaron con las manos vacías. Y luego de ello, los de San Angel y del Ajusco, según se dijo, resolvieron no hacer ninguna negociación con Slim quien sí lo hizo con las televisoras de toda América Latina, entre ellas, las representaciones en México de las cadenas estadunidenses, Fox y ESPN, que son las otras cadenas que transmiten el evento en México.

Entonces, la otra pregunta que se hace la gente, es: ¿a qué se debe que dichas empresas, la de Azcárraga y la de Salinas, hayan dejado pasar una ocasión de negocio tan representativa? Al respecto, hasta la fecha no ha habido un pronunciamiento oficial sobre esta interrogante. Empero, sí se han suscitado diversas interpretaciones: Que, los legendarios empresarios de la tv mexicana, ven a Slim como un competidor con quien no quieren hacer tratos y, preferentemente, tampoco quieren compartir negocio alguno, así sea perdiendo una ocasión como ésta; que el propio Slim les habría cerrado la puerta a cualquier intento de acercamiento, con el propósito de dejarlos fuera y de modo fulminante; que Azteca y Televisa vieron la oportunidad de "seguir ahorrando", considerando la seria, profunda y penosa y dolorosa reestructura que atraviesan ambas empresas... entre otras más.

Pues el empresario, quien aspira a conservarse entre los hombres más ricos del mundo y a hacerse dignamente de un lugar en el mercado televisivo nacional, ideó una estrategia bastante elocuente. Para abrir boca, primero resolvió compartir los derechos con el Canal 22, y si eso fuera poco, también lo hizo con el Canal 11, de donde llama la atención el perfil de permisionarios de dichos canales, pues ello los limita en materia de comercialización de la señal y, destapa, al mismo tiempo, las primeras controversias, sin considerar que estos canales, el 22 y el 11, al ser de corte gubernamental por el origen de sus recursos (SEP e IPN, respectivamente), tienen la obligación de compartir sus contenidos con las televisoras estatales del interior del país, lo que multiplica la discreta pero grandi-elocuente cobertura y alcance que tendrá la transmisión de las olimpiadas en el país.

En tanto, Slim pasó la estafeta de América Móvil a otra de sus filiales, y flamante adquisición de talla internacional: la cadena latinoamericana Claro Sports, que además de su influyente presencia en el continente, está presente en nuestro país vía internet, replicando dicha señal, simultáneamente, por la cadena hermana, también de su propiedad: Claro Video, de características semejantes.

Así pues, la cobertura y alcance de la edición olímpica está circulando en el país ante una insospechada cobertura "abierta", combinada con una opción multiplataforma en los canales propios de la época y a través del máxime receptáculo de los contenidos de mayor calidad e interés de la televisión: el cable y el internet. De hecho, si hiciéramos el ejercicio de imaginar cómo habrían cubierto las olimpiadas Televisa y Azteca, este año, probablemente hablaríamos de recursos semejantes, a través de los canales conocidos, y con los personajes de siempre.

Dicho sea de paso, hay que mencionar que la planeación de la cobertura incluye no solo transmisión sino, también, la narración y presentación de cada uno de los eventos, y ello sin mencionar que para su total cobertura crearon cuatro señales televisivas distintas dentro de su plataforma, además de un serial de programas de contenido informativo, de análisis, y de entretenimiento llamado "Río Suena", en tres ediciones para los siete días de la semana: matutina, vespertina y nocturna, de producción propia, de donde destaca la temeraria apuesta de conducción televisiva conformada para la "Edición Noche", la cual está integrada, principalmente, por el conductor "todo terreno" Javier Solórzano; el joven baluarte Alberto Lati (exteleviso); la insospechada apuesta de conducción deportiva con Bernardo de la Garza (excandidato del PRI a la presidencia y ex- titular de la CONADE); Claudia García, la española-mexicana (colaboradora del afamado programa La Dichosa Palabra); la campeona mundial de raquet bol, Paola Longoria; la cantante Ximena Sariñana; y Majo Rojas, elegante peruana, experimentada conductora de televisión deportiva, entre otras relevantes participaciones, quienes en su conjunto hacen una suerte de "Late Night" que, ante muy evidentes razones está acaparando la atención de la televisión olímpica del momento.

Enhorabuena por las novedades en un campo urgido de novedades, creatividad, nuevos formatos, nuevos rostros, nuevas oportunidades, y sobre todo, de más y mejor calidad en los contenidos.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.