• Regístrate
Estás leyendo: El otro abuso infantil
Comparte esta noticia

Con todo respeto

El otro abuso infantil

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Estamos por llegar a una conmemoración más del Día del Niño en nuestro país. Y con todo y nuestro deseo por festejarlos, aparece la cruda realidad sobre el entorno infantil en nuestro país, al menos, en materia de explotación laboral, tema que no podemos menospreciar solo porque en ciertos entornos eso no ocurra, pues tal parece, tristemente, los menores exentos de tal situación no son la mayoría.

Y es que a decir del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (Inegi), del total de menores ocupados en México, 69.8 % son niños y 30.2 % son niñas, lo que representa una tasa de 11.5 ocupados por cada 100 niños y 5.2 ocupadas por cada 100 niñas.

Asimismo, se informó que de los menores de cinco a diecisiete años ocupados, nueve de cada diez, el 89.6%, realiza actividades no permitidas por estar debajo de la edad mínima o en ocupaciones y actividades peligrosas. Y que de las niñas y niños del mismo rango de edad en ocupación no permitida, cuatro de cada diez (42.5 %) no recibe ingresos y 28.8 % perciben hasta un salario mínimo.

De acuerdo con el Instituto, cuatro de cada diez menores, el 37 %, de cinco a diecisiete años ocupados, no asiste a la escuela; por sexo, las inasistencias se presenta en 39.3 % de los niños ocupados y en 31.6 % de las niñas ocupadas.

El propio organismo señala que en 2016, 5.7 de cada 100 niñas y niños de cinco a diecisiete años, llevan a cabo quehaceres domésticos en condiciones inadecuadas. Además, tres de cada diez niñas, 29.7 %, de cinco a diecisiete años que realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, exceden las 28 horas laborales a la semana, situación que presentan 4.7 % de los niños.

El reporte oficial señala, también, que la tasa de ocupación de la población de cinco a diecisiete años es de 8.4 por cada 100 menores de edad en ese rango, lo que corresponde a dos millones 475 mil 989 infantes que realizan alguna actividad económica.

Al mismo tiempo, organismos internacionales ocupados en el tema, indican que de los 40 millones de niños mexicanos, 21 viven en condiciones de pobreza y 1.5 millones padece desnutrición crónica, lo que explica el hecho de que necesiten trabajar.

A decir de especialistas en la materia, hay que actualizar el diseño y la operación del Sistema Escolarizado de Primaria como una atención educativa destinada principalmente a la población infantil y adolescente trabajadora.

Por su parte, Save the Children México, agregó que "en los programas de los políticos no hay referencia a los niños y niñas de México. Culturalmente, tenemos que regresar a una visión que pone en el centro de la sociedad a los niños y a los adolescentes". Asimismo, calificó de "escandaloso" y "ridículo" el presupuesto atribuido a políticas públicas para tratar el trabajo infantil. "Hay que terminar con una intervención asistencialista que coincide en dar una solución instantánea que no tiene alcance en el largo plazo", dijeron sus representantes, quienes agregaron: "esos niños no viven en un estado de bienestar. Necesitamos un Estado de Derecho, un estado social. Abandonamos como país el objetivo de desarrollar un estado de bienestar".

En tanto, otros organismos advirtieron que "En México es cada vez más intensa la incorporación de adolescentes y hasta preadolescentes a las mafias y a las organizaciones del crimen organizado... No se invierten los recursos necesarios para aprobar un programa nacional. Estamos en una sociedad que esconde, minimiza el trabajo infantil y que lo justifica".

Para resolver el problema del trabajo infantil "no basta removerlos de la calle o del trabajo", según representantes del Centro de Desarrollo Indígena Loyola. "Se requiere abordaje crítico e integral a este fenómeno que vaya más allá de la erradicación como sinónimo de limpieza social."

Añadió: "Hay que considerar a las niñas y los niños como sujetos plenos de derechos y de participación en las decisiones que les competen, promoviendo su organización y reconociéndolos como actores claves en la revisión de sus propios condiciones sociales y familiares".

Así también, y más allá del día del niño, en la víspera del Día Internacional contra el Trabajo Infantil a celebrarse en el mes de junio próximo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, CNDH, afirmó que la vigencia y efectividad de los derechos de niñas, niños y adolescentes en nuestro país, pese a que ha habido avances, no sólo están muy lejos de ser una realidad, sino que se encuentran en riesgo permanente de vulneración, sobre todo los de quienes cubren sus necesidades de subsistencia ante los insuficientes ingresos de sus padres o tutores, como consecuencia de la desigualdad y pobreza en que viven.

Exponer a niñez y adolescencia a diversas formas de trabajo infantil es ponerlas en riesgo de hacerlas víctimas de explotación, esclavitud y trata de personas, fenómenos delictivos para los que no debe existir tolerancia social ni omisión de las autoridades.

Mientras tanto, hasta ahora, en el proceso de las intercampañas presidenciales que ocurren hoy en México, no ha habido quien de los candidatos se pronuncie por combatir esta situación. Queda ahí un tema relevante en un momento coyuntural para el país y sus menores, quienes en breve serán los que tomen las riendas de México. ¿Con qué visión y con qué referentes? Eso dependerá de lo que ahora haga la clase política y la sociedad en su conjunto para mejor su condición de trabajo... y de vida.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.