• Regístrate
Estás leyendo: El curioso incidente del Brexit
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 15:44 Hoy

Con todo respeto

El curioso incidente del Brexit

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Vaya historia la que de "golpe y porrazo" se está escribiendo en el Reino Unido. Y digo "vaya" porque propios y extraños así han visto el resultado de la votación que hoy los tiene en vilo sobre su permanencia en la Unión Europea, lo cual no es cualquier cosas. Y es que "sin previo aviso "una mayoría", semejante a la que dio el triunfo a Peña Nieto ennuestro país, es decir: poco más de un millón de ciudadanos, resolvieron que no sólo un país, sino cuatro –los que conforman al Reino Unido; Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia-, salgan del acuerdo comercial, político y social más relevante de un continente: la eurozona.

Y es que intentar comprender una decisión como la que ahora "tomaron" los brtitánicos, es sin duda, cosa de verdaderos conocerdores del tema, pues uno como ciudadano de a pie no puede más que preguntarse si en verdad hay un interés generalizado de sus ciudadanos por salir de la Unión Europea, y en el mejor de los casos, qué entienden por salir de ahí... pues desde acá, ello no pareciera lo más conveniente desde allá.

Y es que cuando uno revisa algunos datos de la votación, ciertamente, son más las dudas que las respuestas. Como por ejemplo ¿qué certeza da que una mayoría de apenas dos puntos; sí, dos puntos, por encima de la media sean quienes hagan la diferencia en un referéndum como el que enfrentó una unión de países como el United Kingdom? O bien, cómo se sabe qué parte del cuarteto de naciones que constituyen al Reino Unido, son los verdaderamente interesados en esta resolución, y viceversa... y lo que es peor: ese dos por ciento de los votantes que hizo la insospechada hazaña, que son un millón 700 mil ciudadanos ¿qué representatividad tienen frente a una nación de casi 55 millones de personas? Por obvias que parezcan las respuestas, claramente, estamos frente a un evento sin precedentes que, probablemente, más que algarabía termine causando serios, muy serios estragos no solo en ese conjunto de países, sino en el continente y, por consecuencia, en otras latitudes debido a las influyentes conexiones que una nación de tales características tiene con el mundo entero, y ello sin consdierar sus vínculos con Estados Unidos, Francia y China.

Si bien es cierto que desde la integración de la Comunidad Europea, que ahora reúne a cerca de 30 países del continente, el Reino Unido impuso sus condiciones para la fusión. Una de ellas, la más trascendente, soberana y no igualada por nadie más, fue el no aceptar al Euro como la moneda principal en la región dejando a su moneda original y nacional -la libra esterlina-, como el único circulante. Y esto ocurre mientras en otros países, la unificación de la moneda en el contexto de la eurozona ha generado muchos problemas, como es el caso de España, Italia y qué decir de Grecia, donde no cesan las protestas para devolverle a sus países su moneda original.

Como mínimas referencias vale la pena saber que Reino Unido tiene catorce territorios de ultramar, todos ellos vestigios de lo que fue el Imperio británico, que en su territorio internacional llegó a alcanzar y a abarcar, cerca de una cuarta parte de la superficie terrestre mundial. Isabel II continúa estando a la cabeza de la mancomunidad y siendo jefe de Estado de cada uno de los Reinos.

Se trata de un país desarrollado que por su volumen neto de producto interno bruto es la quinta economía mundial, siendo Francia la sexta y Brasil la décima, según datos de finales del año 2015. Fue el primer país industrializado del mundo y la principal potencia mundial durante el siglo XIX y el comienzo del siglo XX, pero el costo económico de las dos guerras mundiales y el declive de su imperio en la segunda parte del siglo XX disminuyeron su papel en las relaciones internacionales. Sin embargo, aún mantiene una significativa influencia económica, cultural, militar y política y es una potencia nuclear.

Para que nos quede más clara su influencia como nación, RU es un Estado miembro de la Unión Europea (todavía) y uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con derecho a veto, miembro del G8, el G-20, la OTAN, la OCDE, la UKUSA, la Mancomunidad de Naciones y la Common Travel Area, entre otras representaciones de orden mundial... donde claramente habrá alguna repercusión por lo ocurrido el fin de semana.

Y mientras el día a día y la historia hacen lo suyo en el Reino Unido, en este momento, el también insospechado anuncio de la renuncia del Primer Ministro del Reino Unido David Camerón, pone en ciernes el futuro de la tetranación. Y es que hay que recordar que él prometió en campaña promover el Brexit, pero ya en el cargo, lo olvidó temporalmente hasta que recientemente cobró alguna fuerza y luego lo dejo pasar, aparentemente confiado en que no alcanzaría el resultado que finalmente logró.

Tras este tipo de eventos uno se pregunta qué ejemplo de tales características hemos vivido en nuestro país... o lo que es mejor, aún: ¿cuándo veremos en México que un altísimo político renuncie a su cargo al día siguiente de un insospechado y trascendental resultado electoral?... (la renuncia de Beltrones no cuenta)... Entre tanto, habrá que ver qué pasa allá, en tierra firme, entre el canal de la mancha, el atlántico y el mar del norte, pues quién sabe y nadamás se terminan echando pa´tras, cuando finalmente su sociedad entienda los verdaderos efectos de haber ido a votar siguiendo más una idea generacional y territorial, que un propósito social nacional.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.