• Regístrate
Estás leyendo: Cifras vemos, encuestas no sabemos
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 00:17 Hoy

Con todo respeto

Cifras vemos, encuestas no sabemos

Horacio Castellanos Herrera

Publicidad
Publicidad

Con base en cifras oficiales, proporcionadas por INEGI, sabemos ahora que el menor nivel histórico de la inflación para un cierre de año se debió, en parte, a los menores precios de energéticos, telecomunicaciones, así como a la ausencia de presiones en precios agropecuarios, debido a eventos de orden climatológicos.

En general, la inflación en México viene reportando mínimos históricos desde mayo, los cuales están por debajo de la meta del Banco de México (Banxico) de un nivel de 3%, más o menos un punto porcentual.

Para el sector económico, la tendencia de incrementos moderados en los precios continuará en este mes por la baja de los precios de las gasolinas. Sin embargo, advierten que a lo largo del año, los riesgos cambiarios podrían presionar la formación de precios al alza.

Para este año, especialistas en economía preveén que esta tendencia de incrementos en precios se mantenga en enero por la baja de los precios de las gasolinas, aunque advierten que a lo largo del año, los riesgos cambiarios podrían presionar la formación de precios al alza, por lo que la carestía podría ubicarse entre tres y 3.5 por ciento.

Por su parte, el Instituto precisó que entre los genéricos con mayor incidencia a la baja en la inflación de diciembre, se ubican los servicios de telefonía móvil con una caída de precios de 4.01 por ciento, la gasolina de bajo octanaje con una reducción de 0.59 por ciento, la cebolla con 7.93 por ciento, la electricidad 0.61 por ciento, chile serrano 10.56 por ciento, limón 9.10 por ciento, papaya 11.05 por ciento, huevo 0.92 por ciento y televisores 1.78 por ciento.

En contraste, entre los genéricos con mayores alzas se ubican el jitomate con 41.59 por ciento, los servicios turísticos en paquete 10.34 por ciento, los boletos de avión 21.72 por ciento, la carne de res 0.68 por ciento, la vivienda propia 0.18 por ciento, las calabacitas 16.48 por ciento, los restaurantes 0.36 por ciento y el pan dulce 2.11 por ciento, entre otros de acuerdo con el reporte del Inegi.

En tanto, el índice de precios de la canasta básica disminuyó 0.02 por ciento en el último mes de 2015, obteniendo de este modo un crecimiento anual de 1.01 por ciento; en el mismo mes de 2014 las cifras correspondientes fueron de 0.20 y 4.66 por ciento, respectivamente.

Cabe destacar que los precios de las mercancías avanzaron en diciembre un 0.21 por ciento y los de servicios crecieron un 0.39 por ciento, en tanto que los productos agropecuarios aumentaron un 2.33 por ciento.

Mientras tanto, el Índice Nacional de Precios al Productor cerró el año pasado con un incremento anual de 2.78% respecto a 2014. Este aumento fue inferior al registrado en 2014, que fue de 3.34 por ciento. Asimismo, los bajos precios internacionales en las materias primas fueron factor para que se abarataran los costos de los insumos en diferentes sectores, donde se destacó la caída en generación y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas por ductos, que fue de 14.31 por ciento.

Sobre este tema, la presidencia dijo que para dimensionar estos temas habría que recordar hasta hace tres décadas, en 1987, la tasa de inflación anual fue de 159.2, lo que significó que en un sólo año, se triplicara el costo de la vida. 20 años atrás, en 1995, la inflación alcanzó el 52 por ciento. Y tan sólo hace unos años, en 2008, la inflación fue de 6.5 por ciento: tres veces la inflación actual, de apenas 2.13 por ciento.

Agregó que otra manera de apreciar la estabilidad de precios que hay en México es comparando lo que ocurre a nivel internacional. Por ejemplo, en Venezuela la tasa de inflación es de 190 por ciento, en Rusia es de 15 por ciento, en Argentina supera 14 por ciento y en Brasil es de 10 por ciento.

En el caso de México, la baja inflación reportada por refleja el éxito de la política monetaria que define el Banco de México con plena autonomía, así como el manejo responsable de las finanzas públicas. También es resultado de las nuevas condiciones de mayor competencia económica

Con estas cifras, la tasa de desocupación laboral en México repuntó a 4.4 por ciento de su población económicamente activa en diciembre de 2015, una proporción mayor a la de 4.2 por ciento observada en noviembre del mismo año. En tanto la desocupación en las 32 principales zonas urbanas del país ascendió a 5.4 por ciento en diciembre pasado, con un aumento de 0.7 puntos porcentuales, su mayor elevación mensual en 22 meses, desde febrero de 2012.

Según los datos preliminares de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Enoe) presentados por el organismo, la desocupación laboral afectó más a las mujeres que a los hombres tanto a nivel nacional como urbano en todo el país. La tasa de desocupación nacional fue de 4.5 por ciento en las mujeres y de 4.4 por ciento en los hombres. En el ámbito urbano 5.6 por ciento de la población económicamente activa femenina se encuentra desocupada, mientras 5,2 por ciento de los hombres en edad, y condiciones para laborar y en búsqueda de empleo, se encuentran desocupados.

De acurdo con el reporte del Inegi, los entidades que en diciembre de 2015 tenían las mayores tasas de desocupación laboral fueron: Tabasco, con 7.6 por ciento; el Estado de México, con 5.7 y la Ciudad de México, con 5.2 por ciento en esa situación.

En el lado opuesto, el estado con menor nivel de desempleo fue Guerrero, con 2.1 por ciento. Le siguieron Yucatán y San Luis Potosí con tasas de 2.6 por ciento cada uno y Oaxaca, con 2.7 por ciento de su población económicamente activa desocupada.

con.todo.respeto@live.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.