• Regístrate
Estás leyendo: El sector primario mexiquense
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 08:43 Hoy

Ante el espejo

El sector primario mexiquense

Hernán Mejía López

Publicidad
Publicidad

Pocas cosas son tan ciertas como esta máxima: "Sin agricultura y ganadería no hay comida". Es innegable la importancia del desarrollo de las nuevas tecnologías como grandes valores económicos que producen riqueza, sin embargo, las regiones más prósperas del mundo independientemente de contar o no con recursos naturales (Abu Dabi, Dubai, etc.), dependen forzosamente de las otras en donde se generan y consume nuestra aldea global. Gobierno y sociedad tenemos un compromiso moral entre nosotros: eliminar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición. Debemos hacerlo con las mejores prácticas sustentables, con el auxilio de las ciencias y técnicas menos invasivas para el medio ambiente, etc., el objetivo es reducir la pobreza y desigualdad alimentaria; estamos obligados a hacer que la agricultura, la ganadería, la actividad forestal, la pesca, etc., sean más productivas y más sostenibles. Esto solo se logrará trabajando en equipo, propiciando sistemas agrícolas eficientes y alimentarios inclusivos; aunado a una equidad plena en su distribución y consumo conmutativos.

Una filosofía que procure la seguridad alimentaria ofrece la posibilidad de un mundo más justo, próspero, pacífico y sustentable-sostenible; en el que nadie es abandonado o dejado atrás. La reducción de la desigualdad y la eliminación de la pobreza inevitablemente están ligadas al combate del hambre y de la malnutrición, el remedio está en los alimentos de calidad; en cómo estos se cultivan, producen, consumen, intercambian, transportan, almacenan y se comercializan. Es una conexión virtuosa entre las personas, los animales y las plantas; es decir, un vínculo orgánico con nuestro mundo. Una sociedad exitosa es aquella en que los sectores primario, secundario y terciario están en equilibrio; no es casualidad que el desarrollo de las grandes civilizaciones esté basada en el sector primario, aunado al adecuado manejo de nuevas tecnologías, óptimas infraestructuras, correcta implementación de políticas públicas, etc., y la consecución de una calidad de vida eminente.

El Estado de México se destaca por el uso de las mejores prácticas en el subsector primario, ello se debe a las cuantiosas y atinadas políticas públicas que representan casi un 2% del PIB local, lo que se ve reflejado en buena parte del 12.6% de las unidades económicas, del 9.4% del empleo y aportando poco más del 9.1% del PIB nacional. La eficacia y eficiencia en el diseño y operación de los exitosos modelos de política pública han hecho que este rubro sea altamente productivo, rentable en beneficio de las familias generadoras de éste; lo que se evidencia en los porcentajes de superficies sembradas, cosechadas y los volúmenes de producción agropecuarios.

Particularmente quiero destacar los datos productivos en la explotación ganadera local, por las mejores prácticas en el desarrollo de las diversas razas: lecheras, cárnicas y doble propósito. La implementación de empadres controlados, inseminación artificial, transferencia de embriones (sexados), mediciones bovinométricas, producción láctea, características de la canal, etc., ha sido exitosa ante la demanda del mercado que exige calidad, compromiso y excelencia en las características fenotípicas y genotípicas combinadas con el óptimo manejo del agua y de los forrajes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.