• Regístrate
Estás leyendo: AMLO y los temas invisibles
Comparte esta noticia

El Manubrio

AMLO y los temas invisibles

Héctor Zamarrón

Publicidad
Publicidad

Para como cerraron las campañas el resultado electoral del próximo domingo es más que previsible, la duda, si acaso, es el margen con que ganará López Obrador y si tendrá o no mayoría en las cámaras, aparte de cuántos estados y alcaldías en CdMx consigue Morena.

Quizá esto se debe a que AMLO acertó al leer la coyuntura. Él fue quien mejor evaluó que a México le duelen la desigualdad y la corrupción, temas que para el resto, eran invisibles.

El índice de Gini está en 0.48 según datos oficiales, pero ajustado por Miguel del Castillo Negrete, en realidad andaría en 0.65; no en balde el Banco Mundial nos pone entre los 25 países más desiguales del mundo.

Por eso la elección terminará por ser un referendo sobre la corrupción.

Pero hay otros temas que aún resultan invisibles para la mayoría, incluso para el lopezobradorismo, como la movilidad.

A partir de cómo nos movemos podemos evaluar cómo vivimos y dónde vivimos. El modelo de desarrollo urbano impulsado en los últimos 50 años fracasó al priorizar a los automóviles por sobre las personas.

Las ciudades han sido modificadas radicalmente para abrir paso a su majestad, el automóvil particular.

Los camellones y glorietas desaparecieron para dejar paso a los ejes viales, los peatones fueron enviados a estrechas banquetas cada vez en peor estado. Las calles donde antes jugaban los niños ahora se llenas de automóviles estacionados y de humo, partículas suspendidas y miles de hectáreas de lámina que provocan islas de calor.

Y eso sin hablar de los accidentes de tránsito que son la principal causa de muerte entre la población de 1 a 24 años de edad, de acuerdo con el Inegi. Si rebasas esa edad sin ser atropellado o sin morir en un choque, puedes morir de diabetes, enfermedades del corazón o problemas respiratorios.

Esto no es fatalidad, en 1950 la población vivía en promedio 49.7 años y la tercera parte moría por enfermedades infecciosas y parasitarias, hoy solo 2.5 por ciento muerte por esa causa y la esperanza de vida aumentó a 75.3.

Hasta ahora los gobiernos apenas si se asoman a la movilidad. Ojalá y quien gane, quien sea, vuelva visibles estos temas y comience a ver que hay todo un universo de problemas que pasan por las ciudades y la agenda urbana.

Ojalá y de veras estemos frente a un cambio de régimen, frente a una gran transformación nacional.

hector.zamarron@milenio.com
@hzamarron

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.