• Regístrate
Estás leyendo: Retorno de capitales
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 14:04 Hoy

Auditoría Ciudadana

Retorno de capitales

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

México implementó a principios de 2017 un programa fiscal tendiente a promover entre sus ciudadanos la repatriación de capitales que estos hayan tenido depositados en el extranjero por diversos motivos hasta el 31 de diciembre de 2016.

Esto viene de la mano de un programa que ha venido implementando el Servicio de Administración Tributaria (SAT) al amparo de varios Tratados Internacionales de Intercambio de información, que hoy por hoy, le permiten conocer al gobierno federal donde, y en que monto tenemos los mexicanos dinero depositado en bancos del extranjero.

Este esfuerzo no es aislado de nuestro país sino que ha sido impulsado por todos los países miembros de la OCDE que ha forzado, además, a muchos países que antes se consideraban paraísos fiscales a abrir y compartir la información, con gobiernos extranjeros, de sus cuentahabientes.

Recordemos que los mexicanos tenemos la obligación de declarar al SAT los ingresos que obtengamos independientemente del país donde se generen, cosa que frecuentemente olvidamos, con la creencia de que al fin y al cabo, el SAT nunca se enteraría, y ahora nos llegan ya, cartas invitación de ese órgano, donde en forma muy amable nos recuerdan que por ahí tenemos un pecadillo fiscal, al haber olvidado declarar los rendimientos de alguna cuenta en el extranjero.

No necesariamente el dinero depositado en el extranjero puede considerarse de procedencia ilícita, ya que la gran mayoría es dinero que sacaron los mexicanos al no confiar en la estabilidad del valor del peso, situación en la que en varias etapas de nuestro país, resulto cierta y por ende lograron, no utilidades, más bien, no perdieron poder adquisitivo al haber comprado monedas extranjeras, obteniendo además más los rendimientos en intereses que obtuvieron esas inversiones.

Afortunadamente la especulación cambiaria dejó de ser atractiva y la inflación se ha podido controlar adecuadamente, los inversionistas confían en que no ganará López Obrador la Presidencia, por lo que, además de la ventaja fiscal de repatriar su capital a una tasa relativamente baja del 8% global, permite invertir en actividades productivas que tanta falta le hacen a nuestro país, es por ello que, la administración de Peña Nieto publicó en el Diario Oficial de la Federación el 18 de enero de 2017 un "DECRETO que otorga diversas facilidades administrativas en materia del impuesto sobre la renta relativos a depósitos o inversiones que se reciban en México".

Este decreto promueve el regreso a México de recursos ubicados en el extranjero tanto por personas físicas como morales, considerando que aquellos contribuyentes que tienen capital en el extranjero, del cual en su momento pagaron el Impuesto sobre la Renta, solo deben demostrar ese pago y el monto del 8% del ISR a que se refiere el Decreto, solo aplicará por el capital del cual no se haya cubierto el impuesto.

Originalmente ese esquema tendría una vigencia de seis meses, pero ha dado tan buen resultado que mediante otro decreto se amplió su vigencia hasta el 19 de octubre de 2017.

Los únicos requisitos para obtener ese beneficio es que el capital retornado deberá destinarse a inversiones productivas, adquiriendo bienes de activo fijo, tales como maquinarias, terrenos y construcciones o invirtiéndolo en investigación y desarrollo de tecnología y exclusivamente a la ejecución de proyectos propios del contribuyente que se encuentren dirigidos al desarrollo de productos, materiales o procesos de producción para la investigación y desarrollo de tecnología o destinándolo al pago de pasivos, incluidos impuestos, sueldos y salarios que hayan contraído con partes independientes con anterioridad a la entrada en vigor del decreto y por último el más importante, en la realización de inversiones en México a través de instituciones de crédito o en casas de bolsa, constituidas conforme a las leyes mexicanas. El único requisito es, además del lógico pago del impuesto, el no poder enajenar los bienes o disminuir las inversiones, en un plazo de 2 años. Pero además el SAT no pregunta mucho de su origen.

A principios del mes de agosto, ya se han repatriado la cantidad de 220,197 millones de pesos provocando por este concepto una recaudación de 9,449 millones de pesos lo que es un excelente resultado, y se espera un pico de recaudación adicional en los últimos días de vigencia del programa.

Esto no hay que confundirlo, con los ingresos que envían los connacionales que trabajan en el extranjero y envían mes a mes remesas a nuestro país, colocando esta como la segunda fuente de divisas de nuestro país.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.