• Regístrate
Estás leyendo: ¿Privatizaron el agua?
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 07:01 Hoy

Auditoría Ciudadana

¿Privatizaron el agua?

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

El pasado 6 de junio el presidente Peña Nieto, publicó en el Diario Oficial de la Federación, diez decretos relativos, como su texto señala: “Decreto por el que se suprime la veda en las cuencas hidrológicas que se indican, se establece zona de veda en las cuencas hidrológicas...” “...se establecen zonas de reserva de aguas nacionales superficiales para los usos doméstico, público urbano y ambiental o conservación ecológica en las cuencas hidrológicas que se señalan...”. Estos en nada afectan al común de los mortales, al contrario en los mismos: “Se declara de utilidad pública la gestión integrada de los recursos hídricos superficiales a partir de las cuencas hidrológicas en el territorio nacional, y el restablecimiento del equilibrio hidrológico de las aguas nacionales superficiales, incluidas las vedas, por lo que se suprime la zona de veda vigente en las cuencas hidrológicas...” y complemento a esto “Se declara de utilidad pública la gestión integrada de los recursos hídricos superficiales a partir de las cuencas hidrológicas en el territorio nacional, el restablecimiento del equilibrio hidrológico de las aguas nacionales superficiales, incluidas las reservas; así como la modernización de los servicios de agua en los estados de..., para hacerlos más eficientes, por lo que se establece zona de reserva parcial de aguas nacionales superficiales para destinarse a los usos doméstico y público urbano en las cuencas hidrológicas...”. Estableciéndose claramente que cuando los Estados o quien se encuentre facultados para ser titular de una asignación requieran del uso de las aguas nacionales superficiales deberán solicitar a la Comisión Nacional del Agua, el otorgamiento de la asignación respectiva, en términos de la Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento, sin que en ningún caso se rebasen los volúmenes reservados en cada una de las cuencas hidrológicas señaladas, pero además expresamente también se decreta que “Se declara de utilidad pública la gestión integrada de los recursos hídricos superficiales a partir de las cuencas hidrológicas en el territorio nacional, la protección, mejoramiento, conservación y restauración de cuencas hidrológicas, así como el restablecimiento del equilibrio de los ecosistemas vitales vinculados con el agua, por lo que se establece zona de reserva parcial de aguas nacionales superficiales para destinarse al uso ambiental o para conservación ecológica en las cuencas hidrológicas...” Esto implica solamente que el agua, no comprometida a esos fines se pueda explotar, usar o aprovechar mediante título de concesión o asignación previamente emitido por la Autoridad del Agua, atendiendo la disponibilidad media anual de las aguas superficiales y conforme al orden de presentación de la solicitud respectiva.

Dichos decretos sí cambian el estatus de las cuencas de “zonas de veda” a “zonas de reserva” como se desprende del texto arriba inserto, por lo que de todas formas las aguas, están insisto, protegidas. De plano donde no se midieron fue el señalar que con estos decretos “se extinguen derechos agrarios de pueblos originarios” situación tutelada constitucionalmente, pero además los propios decretos reconocen plenamente que las concesiones o asignaciones otorgadas con anterioridad, serán reconocidas siempre que el título esté vigente y no se haya incurrido en causas de suspensión, revocación o extinción.

La publicación de los decretos. inició una serie de chismes no solo de los seguidores de Pejeova sino de algunos supuestos investigadores que emitieron tendenciosas opiniones a título personal, engañando al colectivo de que son puntos de vista institucionales de las organizaciones donde cobran, (UNAM y UdeG) y hasta MALO, declarando en forma criminal que el agua se privatizaba, que el decreto sólo beneficiaba a “grandes empresas Trasnacionales” y que incluso el agua, “de nosotros los mexicanos”, sería únicamente destinada a las mineras y petroleras bajo la modalidad de “Fracking” situaciones completamente falsas.

Solo se benefició con los decretos 295 cuencas hidrológicas, y según el Fondo Mundial para la Naturaleza WWF, del volumen total de líquido de estas cuencas un promedio del 1% se utilizará para consumo humano, más del 79% está exclusivamente destinado para reservas ambientales y el resto, esto es, menos del 29% podrá ser utilizado para otros fines, por lo que las afirmaciones de que se levanta la veda para poder hacer grandes negocios es errónea, por no llamarlas distinto.

El decreto establece que el agua, no comprometida para consumo humano y reservas ambientales se pueda explotar, usar o aprovechar mediante título de concesión, atendiendo la disponibilidad media anual de las aguas superficiales. El otorgamiento de esos títulos se encuentran claramente regulados en la Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento pero además los concesionarios deberán observar lo dispuesto en los Programas de Manejo correspondientes.

Por último para efectos de que se privatizará el agua, cosa que nunca ocurrió, sería necesario reformar el artículo 27 Constitucional ya que el mismo señala que las aguas “Son propiedad de la Nación”, entonces ¿dónde está la privatización?

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.