• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo aeropuerto
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 03:49 Hoy

Auditoría Ciudadana

Nuevo aeropuerto

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

Es urgente el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México que se construye en un predio de cinco mil hectáreas en el vaso que antes ocupaba el lago de Texcoco, ubicándose como el cuarto terreno más grande del mundo para un aeropuerto y convirtiéndose en el segundo mas grande en construcción a nivel mundial. Lamentablemente la capacidad del aeropuerto actual ha quedado rebasada hace muchos años.

Infundadas voces críticas se alzan en contra de su obra, pero cancelar su construcción o al menos retrasarla es atentar contra nuestro país y su desarrollo, ya que por sí solo provoca un alto impacto regional y nacional. Se prevé que en una primera etapa tenga tres pistas con operación simultánea y al final concluya con seis de cinco kilómetros de largo cada una, gozará de una capacidad inicial de más de 50 millones de pasajeros al año y más de 120 millones a su máxima capacidad, el cual se estima estará terminado al 100% el día 20 de octubre de 2020, proponiendo que a finales del 2018 ya estén listas la estructura externa del edificio principal, la torre de control, las pistas dos y tres y la pista 6, obra que actualmente genera más de 45 mil empleos bien remunerados, entre 70 y 100 mil en 2018 y en plena actividad casi medio millón. Varios de sus críticos no toman en cuenta que es el único terreno cercano con las dimensiones necesarias para su desarrollo inicial e incluso para su desarrollo futuro. Es impresionante el calculo de la gran derrama económica tanto directa como indirecta derivado primero de las obras de ingeniería y luego de su operación, de la terminal e infraestructura aeroportuaria, vialidades nuevas y rehabilitación de las existentes, movilidad, conectividad y aparcamiento de pasajeros y personal; y uno igual de importante, el destino comercial y social de las instalaciones del actual aeropuerto, que por ser terrenos federales tendrá que ser el Gobierno Federal quien decida el destino de este, por lo que ignoro la causa por la que Mancera se ha pronunciado al respecto.

En ningún momento se considero desecar el llamado Lago Nabor Carrillo como equivocadamente señalan sus críticos e inclusive se incrementa considerablemente la capacidad de manejo hidráulico del Lago de Texcoco, y su proyecto es amigable con el medio ambiente.

Llegar a la ciudad de México por aire es impresionante ya que todos los aviones tienen forzosamente que sobre volar sobre gran parte de la Ciudad provocando con ello aún mayor contaminación tanto auditiva como de gases de las turbinas, afortunadamente la navegación aérea es muy segura, pero en caso de una falla de un avión al aproximarse o despegar del actual aeropuerto sus consecuencias serían terribles ya que se desplomaría en zonas habitadas de esa gran ciudad.

Pero no faltan las voces críticas como en todo lo que se emprende en este país, ya que los "opositodo" solo buscan la forma de cómo evitar hacer las cosas, en lugar de impulsar proyectos beneficiosos para nuestro país, destacando entre estos Manuel Andrés López Obrador MALO que ha prometido que de llegar a la Presidencia buscará la forma de cancelar este proyecto, el cual sólo en una parte recibe recursos públicos y ya se encuentra licitado casi en su totalidad, de cancelar los contratos el país enfrentaría además de la perdida de oportunidad y lo ya invertido, demandas multimillonarias que se estiman hasta en 120 mil millones de pesos. Dentro de las acostumbradas ocurrencias de MALO, ofrece cambiar parte de las operaciones a la base aérea militar de Santa Lucia, Estado de México, conservando el actual y peligroso aeropuerto para vuelos nacionales y el militar para internacionales conectando los dos con un tren de alta velocidad. Esta posibilidad ya fue analizada y descartada por inviable por el Centro de Desarrollo de Sistemas de Aviación Avanzada del Instituto Mitre, centro de investigación estadounidense sin fines de lucro y especializado en asesoría en aviación, defensa, seguridad nacional y cibernética, que concluyó la imposibilidad de su operación por motivos técnicos. Imagine amigo lector, cuando tenemos actualmente un enlace en esa ciudad para tomar un vuelo internacional o uno nacional sin conexión directa, lo andamos perdiendo por retrasos y movimientos de maletas, filtros de seguridad, etc; ahora imaginemos que pasaría si tuviéramos que esperar equipajes, salir del aeropuerto, tomar un tren, y volver a documentar en el vuelo internacional, aunado a ello el costo de los diferentes operadores de líneas aéreas y proveedores, incluyendo seguridad y aduanas al operar dos terminales aéreas con el mismo fin, se encarecería aún más el precio de los vuelos. Pensemos como mexicanos, en grande ya que nuestro país es así, y apoyemos este gran proyecto urgente y necesario. Por este motivo y otros más, no debemos votar por ya sabes quién.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.