• Regístrate
Estás leyendo: Nuestro cuento de terror
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 19:50 Hoy

Auditoría Ciudadana

Nuestro cuento de terror

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

Tranquilo estaba el cuento de terror que se desarrolla en un pueblo del sur, o al norte, dependiendo dónde se encuentre usted amigo lector, sin embargo esta semana amanecimos con una noticia que puso a temblar a las lectoras de revistas del corazón, un justo Sentenciador se atrevió a emitir una orden de aprehensión contra nada menos que nuestra rubia protagonista, la reina del gas, mejor conocida entre quienes han padecido su enfermedad intestinal, como "la gaseosita", lidereza de las mujeres oprimidas y de las cuotas de género, solo porque el alegre Jorgito la acusó de haber vendido las obras de arte de una fundación Jorgito, a precio muy bajo para luego revenderlas en un alto valor, lo que en el reino de nuestra historia se llama administración fraudulenta, y se clasifica como una conducta grave por lo que podría, de encontrarse culpable, ser recluida en las mazmorras del castillo por varios años, junto con sus dos secuaces denunciados. Los que son neófitos en estos asuntos desconocen que el pueblo de nuestra historia es famoso porque una orden de aprehensión o un vaso de agua no se le niega a nadie. Dice Jorgito que le robaron entre tres mil y cuatro mil millones de pesos y se niega a pagar honorarios que debe desde hace varios años por cantidades mínimas, qué curioso.

Debemos saber cómo logró el ex fiscal de hierro, como se le conoce al penalista de Jorgito, decir que el delito se cometió en otro reino diferente al de nuestra historia, si la fundación, las obras de arte, el denunciante y los denunciados nunca han estado en esos parajes, por lo que tanto el sheriff mayor como el presidente de los Sentenciadores han llamado a cuentas a sus subalternos para indicarles que los chamaquearon o pedirles que repartan lo que cobraron por tan buena chamba. Mientras la orden de detención ya está girada y la Interpol busca en todos los reinos a la gaseosita y secuaces, pronto veremos en todos los lugares públicos los cartelones anunciando que se busca, junto con los delincuentes más cotizados del reino. Habrá que ver qué recompensa ofrecen y veremos su detención, cosa que dudo.

Llama la atención la asombrosa celeridad con la que el sheriff mayor y el presidente de los Sentenciadores suspendieron a sus colaboradores para investigarlos cuando en otros asuntos nunca avanzan las quejas, ¿será solo porque es mediático el manejo? entonces hay que darle la información a los juglares para que narren historias similares de probable corrupción judicial en el reino, o ¿será cierto que la justicia es solo para los ricos? Lo bueno es que lo narrado es solo un cuento.

En Zapopan el procedimiento de entrega-recepción pone de manifiesto múltiples irregularidades de la administración saliente, no tardaremos en ver un programa ya muy visto u otra historia con el mismo guión, la nueva administración denuncia, la fiscalía la archiva, llega el auditor superior y como ya está bien maiceado no encuentra irregularidad alguna, por lo que la cuenta pública se aprueba sin ningún problema; algunos funcionarios inexplicablemente millonarios, y los ciudadanos burlados por los descarados desfalcos del dinero público pagado con nuestros impuestos, lo que nos lleva a elevar la voz para exigir al Congreso del Estado al menos un Auditor Superior ajeno a los Partidos Políticos.

En Tlaquepaque ya vimos las fotografías de la nueva Presidenta municipal disfrutando el Palacio, ¿Por qué no se le ocurrió a Barba tomarse unas fotos iguales para sus admiradoras? Ahí el pleito y los desnudos van para largo, los priistas le recomendaron que se ponga a estudiar las funciones de la Presidencia.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.