• Regístrate
Estás leyendo: Después del temblor
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 03:14 Hoy

Auditoría Ciudadana

Después del temblor

Héctor A. Romero Fierro

Publicidad
Publicidad

Después de las tragedias se conocen en verdad el sentir y actuar de nuestras autoridades y políticos, lo ocurrido después del sismo de 8.2 grados no es la excepción.

Hemos visto a las autoridades tanto federales como de los estados afectados atendiendo a los damnificados, pero siempre quien se lleva el agradecimiento y aplauso de toda la sociedad es el Ejército y la Marina, no obstante que en esas comunidades que tanto están ayudando son las zona en las que más se recrimina su participación en labores de seguridad pública y social. Lamentablemente son las zonas con más pobreza del país, pero también cercanas a grandes plantíos de amapola y mariguana, por lo que generalmente no les es grata la presencia de las fuerzas armadas. Afortunadamente la sociedad mexicana es noble y agradecida por lo que acepta de buena manera la ayuda de estos verdaderos héroes, que junto con dependencias estatales y federales, Cruz Roja y otras organizaciones civiles apoyan a nuestros hermanos en desgracia. Lamentablemente hubo varios muertos, situación que duele, bien hizo el Presidente en declarar tres días de luto en su honor, pero también debemos comentar cosas buenas, debemos entender la increíble magnitud de un sismo arriba de 8 grados y nos damos cuenta que la experiencia de temblores pasados ha servido en la prevención de daños y muertes, ya que en una de las ciudades más pobladas del planeta, la Ciudad de México, los daños fueron mínimos, en gran parte porque las autoridades han exigido se cumplan las normas técnicas de construcción necesarias en una ciudad, si no ubicada en una zona de alta sismicidad, sí es una ciudad que por su subsuelo le afectan enormemente, al ser prácticamente una caja de resonancia, principalmente los temblores que ocurren en el sureste de la república.

Además, tanto Protección Civil tanto federal como de la CdMx, frecuentemente realizan simulacros de temblor para que las personas sepan, casi por instinto comportarse en un sismo, el funcionamiento de las alarmas sísmicas tanto del gobierno de la ciudad como de compañías privadas, dan segundos suficientes a las personas que pueden significar conservar su vida. Lamentablemente en Jalisco no tenemos esa cultura a pesar de estar en una zona sísmica por naturaleza, cerca de una falla geológica generada por el choque de dos placas precisamente frente a Manzanillo y la famosa falla de San Andrés muy cerca de la zona metropolitana. Tenemos mitos como el de que el subsuelo es de un material que absorbe los temblores, situación falsa, la mayoría de construcciones no han sido construidas con parámetros y materiales adecuados.

Por todo esto en Jalisco, gobierno federal, estatal y municipales, escuelas y universidades, hospitales, y demás lugares públicos debe de revisar sus sistemas y protocolos anti sismos, debiendo efectuar frecuentemente simulacros, hasta que aprendamos todos, desde los más pequeños, como reaccionar adecuadamente en caso de un fenómeno de la naturaleza de este tipo. Pidamos a las autoridades la instalación de alarmas sísmicas con sensores tanto en las zonas sísmicas de la barranca como en el pacifico desde Colima hasta Nayarit y Bosque de La Primavera. Las zonas geotérmicas es el mejor recordatorio de la fuerza de la naturaleza y la cercanía de la liberación de un gran temblor, que lo mismo puede ocurrir mañana, en mil años o nunca, los humanos no lo podemos aun predecir, aunque charlatanes abundan.

Pero también en las desgracias se demuestra el lado negativo de las personas, como el caso de los "maistros" integrantes de la CNTE, organización afín a los Morena Co. en Oaxaca y Guerrero que se niegan a permitir, como si ellos fueran los dueños de las instalaciones, la inspección física de estas, con el riesgo futuro para los estudiantes al regreso a clases, su excusa, su estúpida oposición a la Reforma Educativa de gran calado que se lleva a cabo en nuestro país. Otro que se vio muy mal fue Manuel Andrés López Obrador, MALO, al anunciar, en forma por demás demagógica, que Morena donaría el 20% de sus prerrogativas a los damnificados por el sismo, primero olvida a los damnificados en Baja California y Veracruz de los recientes ciclones, segundo sabe perfectamente bien, que no puede donar las prerrogativas que como partido político aun no recibe, y que es dinero público destinado a las elecciones, si quiere donarlo, que renuncie a sus prerrogativas y se entregue vía presupuestal a la Sedesol evitando con ello una compra de votos abierta disfrazada de donativo.

hromero@correduria58.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.