• Regístrate
Estás leyendo: Chivas: tiempos difíciles
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 06:05 Hoy

Fue al balón

Chivas: tiempos difíciles

Héctor González Villalba

Publicidad
Publicidad

Los recientes tres torneos de Chivas: 18 puntos, 15 puntos y 17 puntos (hasta la jornada 15); nada puede ser peor que no tener proyecto y hoy en el equipo rojiblanco deberían empezar por admitir que el proyecto era Matías Almeyda y hoy ni el Pelado es feliz vinculado en el San José Earthquakes de la Major League Soccer, ni Chivas arrastrando el prestigio. 

Aunque la verdad de las cosas es que José Saturnino Cardozo no lo ha hecho mal, pero pocas cosas tienen remedio cuando en un grupo no hay armonía; en Chivas alguien no entiende la importancia de hacer equipo y decisiones como mandar, digamos, a Eduardo López a la Sub 20 o filtrar que Alan Pulido se va al Monterrey acabando el torneo solo hacen aumentar las diferencias entre nómina y directiva; y sí, ahí Pepe no ha podido demostrar cualidades de cirujano. 

Chivas está tocando fondo: sin protagonismo en la Liga, sin figuras en la cancha, sin líder en la directiva (¿Y Jorge Vergara?), enfrentado con sus aficionados en las redes sociales y, además, la empresa que la respalda con una deuda reciente de, al menos, 2 mil 850 millones de pesos, apalancado de un grupo instituciones bancarias. Es grave. Tiempos difíciles. 

Hay quienes plantean que es momento de que Vergara venda, que no ha sido capaz de imprimirle a este club un sello ganador sostenible, que no gana títulos con la frecuencia con que hablaba, aunque nadie negará que sí cumplió en algo: tienen un estadio de clase mundial. Yo no pido tanto, solo que, en principio, reaparezca. Solo así se podrán empezar a hacer cuentas, antes no, porque ninguno de sus colaboradores está a su altura ni nivel de compromiso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.