• Regístrate
Estás leyendo: Entre el auge y el apoyo
Comparte esta noticia

Economía empática

Entre el auge y el apoyo

Héctor Farina Ojeda

Publicidad
Publicidad

El auge de la industria tecnológica en México no escapa a la naturaleza de un país de contradicciones: en los últimos años su crecimiento triplica al de la economía, pese a lo cual la protesta de los representantes del sector es la misma que la de muchos otros: falta apoyo. El crecimiento de entre el 9 y el 10 anual es loable pese al escaso 0.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que se destina a la ciencia y la tecnología. Ya no parece sorprender que algunos sectores logren resultados pese al escaso apoyo, como si la economía se basara en la lógica de hacer crecer árboles en terrenos desérticos.

El sector tecnológico ha crecido en forma sostenida en los últimos seis años pero para continuar con la tendencia requiere incentivos por parte del gobierno, de acuerdo a lo que dijo Mario de la Cruz, presidente la Cámara Nacional de la Industria de Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti). Además de la inversión, dos puntos centrales son el impulso de la digitalización de las pequeñas y medianas empresas, así como el desarrollo del talento humano, sin el cual será imposible atraer inversiones y continuar la expansión.

El desempate demasiado frecuente entre sectores en auge y el poco apoyo, así como la necesidad de profesionales altamente capacitados y las deficiencias educativas que limitan la formación de recursos humanos es un toque de atención demasiado importante con miras a fortalecer la economía. Ya lo vimos en el caso de la industria aeroespacial que además de un crecimiento superior al 10 por ciento anual enfrenta problemas serios a la hora de contratar profesionales debido a las carencias en el mercado local. Lo mismo le pasa a la industria automotriz y a la energética: les cuesta contratar porque no encuentran los perfiles que necesitan. Y esto se debe a que la educación va atrasada con respecto a las demandas especializadas de un mundo globalizado.

Una de las grandes interrogantes es cómo lograr que la economía se vuelva ágil para que pueda ajustarse a los tiempos de la innovación y el conocimiento. Y esto implica saber cómo se atacarán los problemas educativos, el atraso en ciencia y tecnología, la formación de los recursos humanos y el apoyo al emprendimiento y la innovación. No olvidemos que uno de los grandes problemas económicos de México es educativo, por lo que entre el rezago de uno de cada cuatro mexicanos y el auge de algunos sectores industriales que requieren especialistas hay una gran brecha.

El reclamo de los industriales es importante y válido, pues los buenos vientos hay que aprovecharlos. Pero la cuestión de fondo va más allá del crecimiento: se trata de saber cómo construir un escenario en el que los beneficios lleguen a la gente y se noten en la pequeña economía. En otras palabras, cómo empatar las bonanzas de algunos sectores con la necesidad de la gente. Si las industrias especializadas crecen pero ni los empleos ni los beneficios llegan a la gente, entonces el auge está condenado. El apoyo debe ser integral.

@hfarinaojeda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.