• Regístrate
Estás leyendo: Panem et circenses….y futbol
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 09:15 Hoy

Psi y que

Panem et circenses….y futbol

Héctor Cerezo Huerta

Publicidad
Publicidad

El futbol no reconcilia nada, ni a nadie. El futbol es un producto diseñado para un mercado global, al que no le importa regímenes, derechos, tolerancia ni trascendencia social. Más bien, transforma el juego en una estrategia de poder, constituye un mecanismo movilizador de emociones y de eficiente manipulación mediática. Los mundiales del futbol tienen un disfraz “deportivo”, pero en esencia representan una gran operación de imagen para un país o para un régimen. Así en Rusia, la comunidad LGTB+ y defensores de derechos humanos sufren una persecución promovida por el Estado y la violencia de la extrema derecha.

Hace unos días, se cumplió el aniversario póstumo de Jorge Luis Borges y es justo recordar su frase lapidaria: “El futbol es el deporte más popular, porque la estupidez es popular [...] El futbol despierta las peores pasiones. Despierta sobre todo lo que es peor en estos tiempos, que es el nacionalismo referido al deporte”.

En este sentido, las recientes acciones de algunos pseudoaficionados mexicanos en Rusia dejan claro que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano y que, el clasismo y la discriminación de juniors, papalords, alcohólicos, fanáticos y lumpens con dinero que, aunque viajan al extranjero movidos por su “nacionalismo futbolero”, siguen siendo la misma mierda improductiva e intolerante allá y aquí. La neurosis futbolera cumple a la perfección su cometido. El bálsamo del gol niega el saber acerca de su síntoma y los políticos en turno, aprovechan las jornadas mundialistas para remediar el acoso de sus críticos sobre sus incompetencias y para ahogar -al menos- temporalmente- la pobreza, la inseguridad, la violencia y la corrupción. Algo hay que hacer con el fervor del mexicano que compra su playera de la selección y sale extasiado a “celebrar” el triunfo virtual del fundamentalismo, la reducción del pensamiento crítico y el alejamiento de los asuntos personales y colectivos que verdaderamente importan.

Tampoco es justo negarle a las masas esa catarsis necesaria, quizás hasta indispensable del mexicano. Ese que desconoce que la movilidad social es casi nula, y que vive condiciones socioeconómicas que provocan que siete de cada 10 personas que nacen pobres se queden en esa situación toda su vida (Centro de Estudios Espinosa Yglesias, 2018). Es decir, la posición social prácticamente se transmite de padres a hijos, tanto entre quienes se encuentran en la base como en la parte más alta de la pirámide socioeconómica. De cada 10 hijos de padres sin estudios, solo 5 por ciento termina una carrera; 12 por ciento, la preparatoria; 22 por ciento, la secundaria, y 33 por ciento, la primaria. En tanto, 17 por ciento se queda con la primaria incompleta y 11 por ciento no estudia.

No olvides que demasiado circo no puede silenciar los gruñidos de un estómago vacío. Un pan regalado cada determinado tiempo, es un buen placebo, pero también es capaz de castrar a las masas y desviar su energía revolucionaria, toda vez que, hipnotizados por la pelota, los obreros atrofian su conciencia y se dejan llevar como un rebaño por sus enemigos de clase (Galeano, 1990).

Twitter: @HectorCerezoH

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.