• Regístrate
Estás leyendo: Mi “neta” para Yordi
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 02:46 Hoy

Psi y que

Mi “neta” para Yordi

Héctor Cerezo Huerta

Publicidad
Publicidad

El núcleo de la vida cognitiva gira en torno a la lectura. Más allá de contribuir a enriquecer el vocabulario, mejorar la ortografía, asimilar conceptos, ejecutar operaciones mentales complejas, dar empleo a editores, autores e impresores o simplemente entretenerse, la lectura comprueba que nuestro lenguaje es el vehículo del pensamiento, que leer equivale a viajar, que jamás somos los mismos después de haber terminado un buen libro o que gracias a las buenas lecturas nos damos cuenta que, con la palabra podemos enamorar, convencer, humillar, sanar e incluso derribar a alguien. Y si no es así recuerda cómo te hizo sentir la peor ofensa que profirió de ti, aquel ser amado ¿Acaso no te desmaterializó con un solo golpe de palabra?

Según cifras del Censo de Población y Vivienda (2010), México es uno de los países con mayores índices de analfabetismo a nivel internacional, más de 5.4 millones son analfabetas, el 60 por ciento son mujeres y de éstas, el 23 por ciento pertenece a grupos indígenas. También es uno de los países con el índice más bajo de libros leídos al año, además de contar con pocas bibliotecas las cuales por lo general son de una baja calidad. En este deplorable escenario, los organizadores del XII Festival Internacional de Letras en San Luis Potosí tuvieron la ocurrencia de invitar al académico, literato y motivador de fama mundial: Yordi Rosado, bajo el argumento falaz de ser "atractivo" para niños y jóvenes.

Adicionalmente, Rosado será el "escritor" invitado mejor pagado al percibir un pago de 123 mil pesos, muy superior a los entre 8 mil y 15 mil que gana en promedio un autor consistente o un profesor-investigador competente, con la sutil diferencia de no vivir el estrés crónico, burocratismo, convivencia con directivos inútiles, guerras entre camarillas de poder y clientes -estudiantes-barracudas. Así se desprecia el valor del conocimiento y se fomentan ambientes letrados que contemplen a la lectura como una mera actividad recreativa y cognitiva-creativa. No cabe duda que Gabriel Zaid tiene razón; las mejores cosas de la vida no sirven para nada (incluyendo leer a Rosado). De hecho, leer a Rosado podría convertirte en un inútil improductivo al leer tautologías vulgares.

Yordi Rosado es un representante más de las recetas fáciles de la autoayuda, de la superación personal y del coaching dirigido a niños y jóvenes. Su "obra" se suma a la mercantilización del bienestar, la realización personal, el optimismo, el perdón, la felicidad y la vida misma. Sus materiales ni siquiera debieran considerarse divulgativos y por ello, no comprende que sus aportes "literarios" en realidad le ponen bozal a nuestras dimensiones internas; estructuras conscientes, racionales y éticas que nos habitan y apelan a la fenomenología de la existencia.

Quiúbole para mujeres, 2-3 netas, La ley de atracción, Sana tu vida, Los siete hábitos de la gente altamente eficiente, Sé feliz en 5 pasos, Hambre de hombre o Adiós jefes: Bienvenidos gestores de felicidad, son títulos soberanamente estúpidos y paradójicamente, altamente consumidos como literatura de autoayuda, pero increíblemente también constituyen como guiones irracionales que condicionan las actividades cognitivas de millones de personas y las convierten en meros autómatas, eso es lo que logra la epidemia del autoengaño de Rosado; autómatas cuya mayor fuente de felicidad es la ignorancia.

Twitter: @HectorCerezoH

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.