• Regístrate
Estás leyendo: El problema es TU actitud
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 20:27 Hoy

El problema es TU actitud

Publicidad
Publicidad

"A darle con toda la actitud", "Cuando tu actitud cambia, todo cambia también", "Actitud al cien por ciento", "La actitud nunca pasa de moda", "Pueden robarte todo, menos la actitud". No es simple fraseología, se trata más bien del uso mal intencionado y reduccionista de las actitudes humanas como elementos tecnocráticos que gradualmente instalan un ambiente psicopolítico que siempre encuentra formas cada vez más refinadas de explotación, autoexplotación o conformismo social. Ahora resulta que, los problemas no son estructurales, sino individuales: "El problema es tu actitud", en realidad es un discurso socioemocional que psicologiza la dimensión interaccional, le apuesta a narrativas superficiales y ausentes de historicidad. Los reduccionismos planteados en un vulgar estilo Longeriano no son ingenuos, pretenden concebir al hombre mismo como un simple instrumento y como un "stock" de recursos psíquicos al servicio del imperativo socioeconómico. ¿Qué desean el estado y las organizaciones? ¿Un poco de autoestima, motivación, locus de control interno, autoeficacia o parálisis del pensamiento crítico? El menú está puesto y la multitud de meseros tecnócratas -como el coaching y la autoayuda- que ofertan intervenciones sintomáticas desbordan. La mayoría de sujetos y organizaciones sufren de un sesgo cognitivo que niega la complejidad como elemento intrínseco de la mente humana y genera por necesidad, la definición de problemas más fáciles de afrontar.

Hace unos meses conocí a un directivo universitario: "Prefiero actitud, que intelecto" para referirse a la contratación de sus académicos, por lo que inmediatamente le pregunté ¿Si estaría dispuesto a pagarle a un pendejo motivado? Su respuesta fue un veloz y rotundo: ¡Jamás!". La paradoja pretende mostrar la prostitución que ha sufrido el tema de las actitudes. Sin embargo, su estudio ha sido prolífico para la psicología social y desde nuestro terreno han quedado claro tres asuntos, a saber: 1) Las actitudes constituyen un estado de disposición mental que se organiza mediante la experiencia, la cual ejerce una respuesta en el individuo. Es decir, debido a las experiencias anteriores sobre un objeto, situación, persona o grupos, el sujeto genera cogniciones, emociones y conductas que le permiten anticipar, crear expectativas. No obstante, la actitud no se acompaña necesariamente de un cambio conductual, más bien de ciertas probabilidades de respuesta conductual, 2) El individuo es la resultante de una suma de fuerzas infinitas. El individuo y su actitud, aunque importantes, no son las únicas variables nucleares del comportamiento. Su historia personal, su clase social, su época histórica y consecuentemente sus oportunidades cognitivas, laborales y económicas, no solo apoyan sus "actitudes", sino que son parte integral de ellas y 3) No todo es "actitud": aprendizaje, inteligencia y reflexión, son también "ingredientes" de una mente creativa.

@HectorCerezoH

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.