• Regístrate
Estás leyendo: Manual del mal turista y del buen viajero
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 16:58 Hoy

Día con día

Manual del mal turista y del buen viajero

Héctor Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

En celebración de Ángeles Mastretta

Me gustan los viajes pero casi nada de lo que se hace en ellos. Odio hacer y deshacer maletas, viajar al aeropuerto, documentar el equipaje, llenar formularios de migración, pasar seguridad.

No me gusta ir de compras ni caminar sin ton ni son por calles de ciudades que no conozco. No me gustan los museos. Los mejores ratos que paso cuando viajo es enterándome de dónde estoy, quién es la gente, de qué se trata la ciudad o el país que me rodea. Esto sucede normalmente si puedo leer con atención los periódicos o algún libro, todo lo contrario de viajar como turista, asunto que consiste por su mayor parte en lo que digo que no me gusta: ni ir de shopping ni ir a museos ni conocer landmarks o sitios históricos ni jugar en los casinos ni desvelarme en antros.

Lo único que me gusta realmente de los viajes es la gente con que viajo, los amigos que veo y los buenos restoranes. Soy un manual del perfecto mal turista.

Siguiendo las notas de Paul Theroux, el escritor Antonio Saborit ha echado al Twitter 15 instrucciones para escribir sobre viajes. Componen el retrato perfecto del viajero que nunca seré, pero que acaso invite a ser a otros:

1. Evite el confort o el lujo si viaja solo.

2. No use taxis, pasee.

3. Coma en sitios sencillos.

4. Gaste algo en los mercados locales y en las tiendas de viejo.

5. Es distinto viajar que turistear: lo primero es provechoso, lo otro placentero.

6. Vea cómo las circunstancias —guerra, mal gobierno, pobreza— cambian los lugares.

7. Sea invisible, pase inadvertido, que lo ignoren.

8. No busque otra vida, no se deje tentar.

9. Vea con claridad un lugar. Es perfecto para escribir.

10. No piense dónde comer o dormir.

11. El viajero auténtico no tiene idea de lo que sigue.

12. Use pluma atómica y un buen papel. Nada que se pueda romper o que requiera corriente.

13. Lo de nada que se pueda romper o que requiera corriente se aplica al material de lectura.

14. Los viajes nos llevan a hacer lo que no hacemos, como hablar con extraños. Relájese.

15. Se estudia y se recuerda mejor algo sin la cámara. Sacar una foto es como olvidar.

hector.aguilarcamin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.