• Regístrate
Estás leyendo: La utopía regresiva de Trump: riesgos globales
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 23:54 Hoy

Día con día

La utopía regresiva de Trump: riesgos globales

Héctor Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

Apenas pueden exagerarse los riesgos para la estabilidad del mundo que implica la utopía regresiva de Trump, glosada ayer en este espacio.

El riesgo mayor es que agrava la incertidumbre de un escenario global donde Estados Unidos se retira de responsabilidades que nadie más puede absorber y del control de riesgos que en buena medida la propia hegemonía estadunidense ha creado.

Piénsese, por ejemplo, en una Europa donde Estados Unidos se inclina más a negociar con Rusia que a honrar sus compromisos en la Otan y donde las simpatías ideológicas de Washington caen más cerca de movimientos nacionalistas antieuropeos, como el brexit y el Frente Nacional Francés.

Piénsese en un Medio Oriente donde las rivalidades de Israel y sus vecinos dejan de tener la contención estadunidense y donde la decisión militar contra el Estado Islámico, todo menos un blanco geográfico preciso, es “borrarlo de la faz de la Tierra”.

Piénsese en una Asia donde Japón y Corea del Sur dejan de tener el paraguas nuclear de Washington, y Washington rompe con la teoría de una sola China, eje de sus relaciones con Pekín.

Piénsese, por último, en un mundo donde China y Rusia emergen como rivales globales de Estados Unidos. La primera, tal como su líder Xi Jinping sugirió en Davos, como líder alternativo de la mismísima globalización. La segunda, como potencia relativamente impune en sus intervenciones militares, como en Crimea, Ucrania o Siria, con una nueva gravitación sobre sus antiguos dominios y sobre Europa misma. Todo, sin reglas
diplomáticas ni el contrapeso estadunidense.

Los posibles conflictos con China son todos de alto riesgo: la disputa por el Mar de China, el reconocimiento de Taiwán, la amenaza nuclear de Corea del Norte contenida hasta ahora por China y los manejos chinos en materia monetaria, comercio y propiedad intelectual, inaceptables para Washington.

El riesgo final es la destrucción de la arquitectura institucional de gobierno, comercio, finanzas y cooperación que emblematizan la ONU y el Banco Mundial.

Todo esto, y mucho más, puede leerse en el ensayo de Ian Bremmer y Cilff Kupchan, abundantemente citado aquí: “The Geopolitical Recession. Top Risks 2017” (http://bit.ly/2iwxjJ2).

Vista globalmente, la utopía regresiva de Trump es un riesgo de varias cabezas.

hector.aguilarcamin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.