• Regístrate
Estás leyendo: El socio indecente/ II
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 21:27 Hoy

Día con día

El socio indecente/ II

Héctor Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

Según Alfredo Corchado y Kevin Krause, en su extraordinario reportaje sobre el tema, la consecuencia del “Trato mortal” de Osiel Cárdenas con la DEA y la justicia americana fue una espiral de violencia en México.

La reacción de Los Zetas al saberse traicionados fue encender una guerra a muerte con el cártel del Golfo, de la que derivaron, entre otros siniestros casos de víctimas inocentes y “daños colaterales”, los siguientes:

En agosto de 2010, la masacre de 72 migrantes centroamericanos bajados de un autobús y asesinados en Tamaulipas bajo sospecha de ser reclutas del cártel del Golfo.

A principios de 2011, la desaparición de 300 habitantes de un pueblo de Coahuila.

En agosto de 2011, el incendio del casino en Monterrey donde murieron 52 personas, y los 49 decapitados dejados en autopistas y carreteras cercanas a la ciudad.

El jefe de Los Zetas, Heriberto Lazcano, fue muerto por la Marina en 2012. El jefe de cártel del Golfo, Jorge Eduardo Costilla, El Coss, fue preso y extraditado en 2012. Ambas cosas, en parte, por la información dada por Osiel.

La cuenta de cadáveres anónimos no está hecha en el reportaje, pero corresponde a la que en esos años produjo la guerra intestina entre los cárteles del noreste de México.

Un ex miembro del FBI, Arturo Funes, responsable un tiempo de la estrategia antidrogas de Laredo, defiende la estrategia de dividir a los cárteles: “Cuando un cártel se divide y pelea entre sí, ayuda a que el gobierno venga y recoja los pedazos. Nuestra estrategia era simple: divide y vencerás”.

Esta fue la estrategia de México: descabezar a los cárteles, fragmentarlos. Ahora sabemos que era también la estrategia de la DEA y del FBI en la frontera.

A través de este reportaje sabemos también que parte de la estrategia ha sido negociar con los capos extraditados a Estados Unidos para que den información a cambio de perdones.

Sabemos también ahora que de estos acuerdos bajo cuerda México no sabe nada o al menos nada supo del “trato mortal” de Osiel Cárdenas y su estela de sangre mexicana.

Desconocemos los acuerdos de otros extraditados mexicanos con la justicia americana. Salvo esto: no es parte de sus acuerdos informar a México.

(Mañana: El socio indecente/ III)

hector.aguilarcamin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.