• Regístrate
Estás leyendo: Costos preliminares de la Cuarta Transformación
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 11:25 Hoy

Día con día

Costos preliminares de la Cuarta Transformación

Héctor Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

Es difícil medir en dinero el tamaño de los compromisos hechos hasta ahora por el gobierno de la Cuarta Transformación.

Cifras de inversión y de ingresos se traslapan, el Presidente electo suma en cada discurso nuevos compromisos, que implican nuevos gastos, pero la cifra de los ingresos se mantiene fundamentalmente igual:

Todo vendrá de los mismos 500 mil millones ahorrados en el presupuesto federal, mediante la austeridad burocrática, la anticorrupción y el descuento de ingresos para los gobiernos estatales.

Pedí a un editor de Nexos, ducho en cuestiones financieras y en el seguimiento de los ascendentes compromisos del nuevo gobierno, que hiciera un cruce de promesas contra ingresos requeridos para cumplirlas.

Su informe preliminar, muy aproximado pues no hay cifras precisas, es que el total de compromisos de gasto del nuevo gobierno no es el de los 500 mil millones originales, sino de 1 billón 197 mil millones. Dos veces y media más.

Cada declaración del presidente electo dispara la cuenta. Solo por vía de ejemplo cito algunas de las cosas añadidas en los días que corren.

La descentralización del gobierno federal podría costar, a lo largo del sexenio, 127 mil millones de pesos: 12 mil millones por año.

La condonación de pagos que el Presidente electo hizo a un grupo de resistentes a pagar las tarifas de la Comisión Federal de Electricidad, podría costar 43 mil millones de pesos a la compañía.

Las becas de 10 mil pesos anuales a jóvenes que están en el nivel medio superior para que puedan seguir estudiando y entren a las universidades podrían costar 35 mil millones al año.

La construcción del Tren Maya en el Sureste puede costar 150 mil millones.

La Cuarta Transformación está desbordada en promesas de inversión y corta en dinero para cumplir.

El nuevo gobierno quiere gastar mucho y tiene poco. La contradicción solo puede resolverse de dos modos: o el nuevo gobierno baja promesas o sube sus ingresos.

No hay cómo hacer esto último sin incurrir en déficit o endeudarse, las dos cosas que el nuevo gobierno ha prometido no hacer.

hector.aguilarcamin@milenio.com





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.