• Regístrate
Estás leyendo: Contra la invitación a dictadores
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 17:28 Hoy

Día con día

Contra la invitación a dictadores

Héctor Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

La revista Nexos ha tomado una posición editorial abierta contra la decisión del gobierno electo de México de invitar a su ceremonia de toma de posesión a gobiernos dictatoriales, expulsados de hecho del concierto diplomático mundial por su violación sistemática de los derechos y las garantías democráticas de sus ciudadanos.

Este es el editorial:

Contra la invitación a dictadores

Entre los gobiernos invitados a la toma de protesta del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, hay dos que sobresalen por las condiciones autoritarias en las que viven sus habitantes: Venezuela y Corea del Norte.

Ambos con sanciones establecidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Y por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Nicolás Maduro es el presidente de un país que en los últimos dos años ha obligado a que más de dos millones de sus habitantes busquen refugio en Sudamérica, Centroamérica y el Caribe.

Día con día sus fronteras lucen abarrotadas por ciudadanos que huyen del desamparo político y económico al que su propio gobierno los ha condenado. Es el mayor exilio registrado en esa región en los últimos cincuenta años.

En Venezuela hoy se viven los efectos catastróficos de la hiperinflación, del pésimo funcionamiento del bolívar soberano —que sólo garantizó una devaluación de más del 90%—, del quiebre de la democracia, del desabasto de alimentos, medicinas y productos básicos, del acoso a los medios de comunicación.

El presidente Nicolás Maduro niega la crisis humanitaria y política que existe en su país, pero los hechos, los testimonios de los ciudadanos, de los integrantes de la oposición y de los periodistas contradicen esa fantasía.

Por su parte, Corea del Norte, bajo la dictadura de Kim Jong-un, es un país con fronteras cerradas, altos índices de pobreza y controlado acceso a internet. Por ser una amenaza nuclear, la ONU ha establecido en su contra sanciones económicas y diplomáticas. En su tarjeta de presentación internacional, también figuran las constantes violaciones a los derechos humanos de las que han sido víctimas los disidentes.

El gobierno electo de México justifica la invitación a estos dos países con el argumento de una política exterior de amistad y respeto.

México no puede usar un discurso político que justifique lazos diplomáticos con dictaduras. El respeto a la democracia es hoy más necesario que nunca. https://www.nexos.com.mx/?p=39833.

hector.aguilarcamin@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.