• Regístrate
Estás leyendo: Seguridad: guerritas descriptivas
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 07:50 Hoy

Doble mirada

Seguridad: guerritas descriptivas

Guillermo Valdés Castellanos

Publicidad
Publicidad

En materia de seguridad, gobierno y analistas hemos sido descriptivos; simplemente descriptivos. Mes a mes revisamos los números publicados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Comparamos por meses, trimestres o años, según la agudeza o la intencionalidad y preferencia política del funcionario, analista u organización de la sociedad civil. Mientras los funcionarios siempre encuentran la comparación para mostrar una mejoría, el resto descubrimos las inconsistencias y/o manipulaciones de la información hechas por más de algún gobierno estatal, y analizamos las tendencias por entidades y tipo de delitos, de manera que señalamos retrocesos y problemas.

Con base en el último reporte del SNSP correspondiente a junio de este año, sabemos, por ejemplo, que los secuestros, que habían bajado en mayo, retomaron su tendencia creciente. Que Tabasco y Tamaulipas son los dos estados con peor récord, no solo porque están muy por encima de la tasa promedio, sino porque el promedio móvil trimestral sigue empeorando; en esa situación (mal y empeorando) también se encuentran Coahuila, Veracruz y Zacatecas.

En materia de homicidios, el comportamiento mensual en números absolutos de los homicidios dolosos registró una reducción mínima a nivel nacional, insuficiente aún para cambiar la tendencia trimestral de crecimiento. Y en cuanto a la distribución estatal, Coahuila y Tamaulipas, que empeoran en secuestros, mejoran ligeramente en homicidios.

Sin embargo, sabemos muy poco sobre las causas de la violencia y la inseguridad. ¿Por qué en Tamaulipas y Coahuila empeoran secuestros y se reducen homicidios? Creo que nadie tiene una respuesta convincente. Los estudios sobre las razones que provocaron el estallido de la violencia entre 2008 y 2011 apuntan a una gran multiplicidad de factores presentes en México, Estados Unidos y hasta en Colombia (guerra entre organizaciones; legislación sobre las venta de armas de alto poder en EU; policías ineficaces; impunidad por procuración e impartición de justicia deficientes; grandes decomisos de cocaína en Colombia) sin que se hayan precisado las causas locales (porqué se incendió Ciudad Juárez y no el Distrito Federal). Con respecto a las causas de la disminución de los homicidios entre mediados de 2011 y finales de 2014 sabemos aún menos.

Apenas tenemos hipótesis. Una muy general, pero pertinente, es la relación entre la confiabilidad y eficacia de las instituciones de seguridad y justicia y la posibilidad de instrumentar políticas de seguridad que incidan en la disminución de los indicadores de inseguridad. Si bien se tiene cierta información sobre los procesos de depuración y profesionalización de las policías y ministerios públicos, no se han sistematizado ni evaluado las políticas de seguridad instrumentadas. Si queremos ir más allá de las descripciones mensuales de la inseguridad, de manera que podamos conocer causas y proponer políticas eficaces, el gobierno (Ejecutivo y Legislativo) y la academia debieran proponer un ambicioso plan de investigación sobre las causas de la inseguridad y la violencia en los ámbitos nacional y local, que incluya estudios de factores institucionales y de contexto socioeconómico y político, al mismo tiempo que asegure la sistematización y evaluación de las políticas y acciones puestas en práctica por las agencias de seguridad federales y locales. Sin ello, seguiremos en la guerrita descriptiva de cifras.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.