• Regístrate
Estás leyendo: PGR vs. Anaya: ¿el gran error del PRI?
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 13:32 Hoy

Doble mirada

PGR vs. Anaya: ¿el gran error del PRI?

Guillermo Valdés Castellanos

Publicidad
Publicidad

Si la idea de utilizar a la PGR para intentar darle un poco de viabilidad a la candidatura de José Antonio Meade salió de Los Pinos y no de las oficinas del candidato —como se comenta en algunos pasillos—, la señal que se está mandando es de una desesperación doble: que Meade solo puede crecer a costa de la eliminación política o jurídica de Anaya (no por méritos propios del candidato priista o de la fortaleza de su partido) y que el Presidente está actuando para evadir la eventual acción penal de Anaya en su contra.

En cualquier caso es una apuesta arriesgada. Hasta el momento la PGR está en vías de comprobar si Manuel Barreiro cometió algún ilícito en la operación para comprarle la nave industrial a Ricardo Anaya. Si lo logra, eso no necesariamente implica al candidato del Frente. La PGR tendría además que demostrar jurídicamente que Anaya también habría participado en la operación fraudulenta para conseguir los fondos. ¿Tiene las pruebas o depende de que una vez detenido Barreiro, éste lo involucre?

Pero si el PRI-gobierno de Peña no consigue debilitar políticamente (hacerlo caer al tercer lugar) o eliminar por la vía jurídica a Anaya en un plazo relativamente corto, se fortalecerá el argumento, cada vez más sólido, del uso faccioso de la PGR contra un candidato, lo cual tendrá dos repercusiones negativas. La primera para la campaña de Meade, ya que si éste ya arrastra el pesado lastre de la imagen negativa del PRI y del gobierno peñista, una campaña fallida de la PGR en su favor lo puede hundir más y, al mismo tiempo, impulsar la candidatura de Anaya, pues saldría fortalecido del enfrentamiento.

De paso, una lectura simplista del conflicto apunta a que López Obrador está siendo beneficiado, pues quienes se están desangrando son sus dos adversarios. Pero, como lo señaló ayer Héctor Aguilar Camín aquí en MILENIO, la desaparición del PRIAN le rompe una parte del argumento al candidato de Morena. Además, si Anaya gana la partida, él se convierte en el opositor real al gobierno impopular de Peña y el vengador de los agravios, toda vez que AMLO ya prometió perdonarlo.

La segunda consecuencia negativa afecta el proceso electoral y es muy grave. Convertir a la PGR y la procuración de justicia en un instrumento al servicio de un partido político abona de manera significativa al descrédito de las instituciones y da pie a un cuestionamiento severo del proceso electoral en marcha. Está demostrado que el uso selectivo de la justicia es contraproducente. El intento de desafuero de López Obrador en 2005 es el caso más ilustrativo de que la gente no compra el argumento de una PGR celosa de sus obligaciones, y con ello comenzaron a cimentar la percepción y la creencia de que el gobierno de Fox hizo fraude contra AMLO. Peña Nieto está repitiendo la historia, socavando aún más las débiles bases de la democracia mexicana. ¿Si en diciembre del año pasado 44 por ciento de los ciudadanos creía que en estas elecciones habrá fraude, después de este enfrentamiento cuánto crecerá la percepción del fraude el próximo 1 de julio?

Y en el asunto de la PGR versus Anaya, hasta el momento hay mucha evidencia de que están haciendo lo mismo: un uso selectivo y partidista de la procuración de justicia: sancionar la compra de una nave industrial en Querétaro cuando la gente está reclamando castigo a los corruptos del caso Odebrecht y de La Estafa Maestra en Sedesol. Si al menos hicieran las dos cosas.

La fama del presidente Peña como un excelente director y operador de campañas políticas —el triunfo del PRI en el Estado de México sería su último gran logro— quedaría en entredicho con esta estrategia. Si no logra sacar de la contienda a Anaya (política o jurídicamente) habrá hundido a Meade. Regreso a mi tesis. Esta elección la ganará el que se equivoque menos. Y este pudiera ser el gran error de la campaña del PRI, quien sea quien la esté dirigiendo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.