• Regístrate
Estás leyendo: La seguridad según Morena: que Dios nos agarre confesados
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 10:44 Hoy

Doble mirada

La seguridad según Morena: que Dios nos agarre confesados

Guillermo Valdés Castellanos

Publicidad
Publicidad

La historia del sexenio del presidente Peña Nieto en materia de seguridad puede dividirse en dos etapas. La primera se caracterizó por aquella famosa frase de la revista The Economist: “no saben que no saben”. Quienes idearon la estrategia (por llamarla de alguna manera) pensaron que bastaría con tres cosas: a) desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública e integrar sus funciones en Gobernación; b) decretar a la coordinación entre los tres órdenes de gobierno como el eje fundamental de la política de seguridad, como si la inseguridad fuera un problema de gestión y no de un desbalance entre poderío del crimen y debilidades institucionales y, c) no hablar mucho del tema en los medios de comunicación, para que a la gente se le olvidara problema.

La realidad, comenzando por Ayotzinapa y su continuación en la ola de violencia imparable desde enero de 2105 —que ya llegó a 90 homicidios dolosos diarios en promedio el pasado mes de octubre; la cifra más alta del sexenio pasado fueron 80— les demostró que estaban equivocados. La segunda parte de la estrategia consistió en aventar la toalla y pedir a la sociedad civil que no haga bullying. El saldo difícilmente es bueno, pues habremos perdido un sexenio para avanzar en el objetivo de tener una sociedad más segura.

Lo anterior viene a cuento porque en el programa de gobierno que presentó el equipo de López Obrador el lunes pasado, lo que uno encuentra en los seis apartados que componen el capítulo Sociedad Segura y Estado de Derecho —Profesionalización y honestidad del ministerio público; Profesionalización y coordinación de la seguridad; Prevención social de la violencia y del delito; Mejorar la procuración de justicia y reducir la impunidad; Sociedad segura, y Recuperar la paz enfrentando las causas de la inseguridad— es, en primer lugar la abundancia repetitiva y desordenada de lugares comunes, con muy poca sustancia y, desgraciadamente, con una buena dosis de ignorancia, pero llena de frases políticamente correctas. Si esas propuestas se convirtieran en la política de seguridad, corremos el riesgo de repetir la historia y perder otro sexenio. Evidentemente es imposible analizar en una cuartilla todo el documento. Pero una primera lectura revela que no se tiene un conocimiento profundo de la situación de debilidad de las instituciones de seguridad y justicia (que la reducen al tema de la corrupción, el mantra infaltable) ni de la complejidad del fenómeno delictivo, por lo que no existe un planteamiento integral, ordenado, coherente y serio de la reconstrucción institucional que está pendiente ni de las estrategias diferenciadas contra la multiplicidad de organizaciones criminales. Todo son propuestas muy generales, buenos deseos y frases políticamente correctas: capacitación, profesionalización, mejoramiento de las condiciones laborales y salariales, priorizar uso de la inteligencia sobre la fuerza; coordinación entre las instancias de seguridad y procuración de justicia; cero tolerancia a la corrupción; acabar con el desempleo y la deserción escolar, etcétera.

Propuestas concretas pocas y nada nuevo. Un acierto, restituir la Secretaría de Seguridad; crear un Colegio Nacional de Seguridad Pública para crear cuadros de excelencia (ya existen academias; les cambiarían el nombre) y la Contraloría Ciudadana de la o las policías (que no tiene claridad de estructura, alcance y funciones; solo el apellido de ciudadana, como varita mágica para acabar con la corrupción).

Omisiones graves: no hay ningún planteamiento para terminar con la insuficiencia y debilidad de las policías locales; por supuesto que no plantea siquiera el tema del urgente rediseño institucional del federalismo en materia de seguridad. Pero es abundante en vaguedades: promete el retiro gradual del Ejército y la Marina (sin fecha, por supuesto); propone estudiar la creación de una Guardia Nacional (ninguna pista más) y para la ausencia de policías en estados y municipios, literalmente su propuesta es “habremos de enfrentar este reto coordinadamente con las autoridades estatales y municipales”. Maravilloso. Del presupuesto que se requiere, mejor ni hablamos, porque todo eso se hará sin gastar nada extra, pues todo lo que dicen que ahorrarán se irá a la infraestructura y al gasto social. Dios nos agarre confesados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.