• Regístrate
Estás leyendo: La peor noticia de la transición
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 02:12 Hoy

Doble mirada

La peor noticia de la transición

Guillermo Valdés Castellanos

Publicidad
Publicidad

La siguiente es quizá la peor noticia que podríamos recibir los mexicanos de parte del equipo de transición del nuevo gobierno y, pese a ello, solo Animal Político la puso en su portal y MILENIO en su portada: en un discurso pronunciado luego de recibir las conclusiones en los “Diálogos sobre seguridad y desarrollo policial”, Alfonso Durazo dijo que “de momento no se podrá aumentar el presupuesto para seguridad en el país, aunque México sufra una emergencia nacional en esa materia. El presupuesto de 0.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) destinado a seguridad es insuficiente, y al menos se debería triplicar, pero aclaró que, de momento, es imposible aumentar esas cifras, ante los retos en materia de pobreza y desigualdad social”.

Ello significa que difícilmente se reducirán la tasa de homicidios dolosos (ya andamos en 25 por cada 100 mil habitantes y crece cada vez más rápido; ello significa que pronto se rebasará la cifra de 100 asesinatos diarios, uno cada 15 minutos) o la tasa de victimización (en 2017, 29 mil 746 de cada 100 mil habitantes fueron víctimas de al menos un delito, 9% más que en 2012). La delincuencia organizada empobrece a más de 35 millones de mexicanos al quitarles parte su patrimonio o su salud o la vida del sostén familiar.

La gran promesa de López Obrador de que las víctimas estarán en el centro de la política de seguridad será pura demagogia si no se incrementan los recursos. El monto asignado este año para la atención de víctimas y búsqueda de desaparecidos sumó 29.7 millones de pesos, menos de mil pesos por cada desaparecido. Una exhumación de un cuerpo y los análisis forenses para tratar de identificar a la víctima costó 11 millones de pesos. En la PGR hay solo 12 antropólogos forenses (es probable que en los estados no haya o sean igual de pocos) que tendrían que hacer estudios de miles de cuerpos de víctimas desconocidas. ¿Sin aumentar el número de esos expertos, cuántos años se tardarían en identificar 5 mil cadáveres para los cuales no hay ni siquiera donde almacenarlos? Saque usted conclusiones de cuánto dinero se necesita solo para satisfacer a los familiares de los desaparecidos. Paciencia, les pedirán Andrés Manuel, Olga, Loretta y Alfonso durante seis años. Compren sillas cómodas para esperar justicia.

Con los actuales presupuestos, las condiciones laborales y salariales de nuestros policías seguirán siendo deplorables: 48% de ellos gana menos de 10 mil pesos al mes; según Causa en Común, de enero de 2017 a la fecha han ocurrido 107 emplazamientos y/o paros laborales de policías municipales, estatales o custodios de cárceles en demanda de mejores salarios y condiciones laborales, equipo y uniformes, quejas por malos tratos de sus superiores. En otras palabras, se estará posponiendo otros seis años más el esfuerzo real y serio de reconstruir las policías locales.

Tampoco podrá aumentarse el número de soldados y de policías federales que atiendan las emergencias de seguridad en cada vez más municipios asolados por una mayor expansión de la delincuencia organizada y donde no funcionan las policías municipales o la estatal; al crecer el número de delitos, pero no el de ministerios públicos ni peritos, la capacidad de investigar y llevar ante un juez a los responsables será cada vez menor, lo que incrementará la impunidad (que ronda 95%) y se completará el círculo virtuoso… para los delincuentes.

Si este gobierno que está por terminar significó seis años perdidos en materia de reconstrucción institucional, todo pinta para que en el sexenio de López Obrador ocurra lo mismo y se pierdan otros seis años frente a las organizaciones criminales, con todo lo que ello significará en cientos y miles de tragedias humanas y familiares como las de Ayotzinapa, San Fernando, Allende, etcétera. Es inconcebible.

Dicen AMLO y Alfonso Durazo que el presupuesto se destinará a reducir la pobreza, que es la causa de la delincuencia. La última y más seria investigación sobre el incremento de la inseguridad en 18 países de América Latina, entre ellos México (“More money, more crime”. Prosperity and rising crime in Latin America, de Marcelo Bergman. Oxford UniversityPress) concluye que hay una correlación positiva entre mejores ingresos de la población y mayor nivel delictivo. Exactamente al contrario de lo que sostiene AMLO. Ya habrá tiempo de comentar esa investigación, pero no fortalecer las instituciones de seguridad y justicia en México sí será un verdadero crimen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.