• Regístrate
Estás leyendo: El abc olvidado
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 05:32 Hoy

El abc olvidado

Publicidad
Publicidad

Desespera la normalización de la violencia. Ya salió el dato de homicidios ocurridos en 2017: 29 mil 158, el más elevado en los últimos 20 años, y no hay manera de estremecernos ante la tragedia (era una cifra ya prevista y en ese sentido anticlimática). A ello le siguen el desconcierto, ya que ignoramos las causas de esta ola de violencia homicida que cumple ya tres años, y el planteamiento un tanto desesperado de soluciones alternas (pensar fuera de la caja), ya que se afirma, de manera bastante generalizada e injusta, que todas las políticas han fracasado. Entonces aparecen ideas y ocurrencias de todo tipo: desde regresar de inmediato al Ejército a los cuarteles, hasta quitarle las armas y el dinero a los criminales, pasando por legalizar todas las drogas, amnistiar a los capos y crear una gendarmería desapareciendo al Ejército y la Marina. Palos de ciego.

Que la situación actual de la seguridad es desastrosa no se puede negar; que muchas de las políticas han fracasado, también es cierto; que es necesario encontrar otras más eficaces, nadie se opondría si allí estuvieran y no hubiera duda de su viabilidad y eficacia. Lo que no ayuda y sí puede empeorar el problema es plantear ocurrencias a partir de aseveraciones o supuestos sin otro sustento que la relación lineal, directa y causal entre el número de homicidios y todas las políticas y estrategias instrumentadas hasta la fecha. Con un sofisma de esa naturaleza, la causa de la violencia puede ser : a) la presencia del Ejército; b) la captura de capos; c) la desarticulación de las bandas criminales; d) el incremento del presupuesto; e) el nuevo Sistema de Justicia Penal; f) la corrupción en las cárceles; g) el aumento de la pobreza; h) la tibieza frente a los gringos, que no hacen nada por detener la epidemia del consumo de heroína y la venta de armas. La lista puede ampliarse y escoja usted la que más vaya con sus afinidades partidistas e ideológicas. Luego proponga lo contrario y conviértalo en el eje de su propuesta de seguridad para el próximo sexenio. Así andamos.

Pero el problema es que estamos a ciegas porque no hemos hecho el trabajo de evaluar en serio las políticas y estrategias adoptadas en los últimos 12 años y conocer cuáles sí fracasaron y en qué grado y cuáles sí tuvieron éxito, al menos temporal o parcialmente. ¿Dónde están las evaluaciones que por ley tiene que mandar hacer el Poder Legislativo para proponer y aprobar los presupuestos en materia de seguridad y justicia? ¿Dónde están los foros de discusión, seminarios académicos convocados por el gobierno, los partidos políticos, las universidades o centros de investigación para discutir a fondo y evaluar lo realizado por los dos últimos gobiernos? Nadie ha convocado a un evento con la participación de investigadores y ex funcionarios para tratar de dar una visión integral y crítica de lo realizado por el gobierno de Felipe Calderón, pero el juicio ya está hecho: “la guerra de Calderón”, todo fracasó y a proponer locuras. Así no solucionaremos el problema.

Habría que comenzar por ordenar el problema y la discusión, pero una cosa me queda clara: hay que comenzar por los cimientos, que en este caso se llaman instituciones de seguridad y justicia. Impunidad es un gran incentivo, quizá uno de los más relevantes, para delinquir. Y un nivel de impunidad mayor de 90 por ciento, como es en México, es el resultado de una omisión generalizada: la de policías que no previenen ni persiguen eficazmente los delitos; de ministerios públicos que no los investigan, ni saben cómo construir casos judiciales; de jueces rebasados, burocratizados y, en no pocos casos, venales; en cárceles que en lugar de rehabilitar producen delincuentes especializados, más experimentados y relacionados y sirven de centros operativos de delincuentes detenidos.

Tenemos que comenzar por el abc: reconstruir esas instituciones —todas y en todo el país— porque, a pesar de lo obvio que es, no lo hemos hecho. Es lo más obvio. Tan obvio que parece que no lo vemos. Y como no es novedoso ni es una solución “fuera de la caja” nadie lo propone. Pero sin ellas no funcionará el resto de ocurrencias.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.